Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Balonmano - Primera Nacional

El año más irregular del Bueu Atlético

Una acción del último partido de Liga entre Bueu Atlético y Seis do Nadal. | // SANTOS ÁLVAREZ

Décima posición con 23 puntos y la tranquilidad de haber certificado su permanencia con bastante antelación. Ese ha sido el éxito del Bueu Atlético en la temporada más irregular de los últimos tiempos, marcada por los cambios en la plantilla, el aluvión de lesiones y bajas que sufrió y por la gestión de los instantes finales de los partidos. Su técnico, Moncho Curra, muestra una relativa satisfacción aunque con la coletilla de que los suyos pudieron haber sumado algún punto más si les hubiese acompañado el acierto en determinados momentos. Estos han sido algunos de los condicionantes del año del Bueu Atlético.

Configuración del equipo

Sin recursos económicos para poder acceder al mercado con ciertas garantías, el Bueu Atlético se vio abocado a un año de transición después de la salida del equipo de Edu Alonso, José López, Meira, Carlos Martínez y Abel. Los refuerzos fueron contados (Garrido, Gonzalo García) y la primera línea se quedó en cuadro, con los incombustibles Roque, Brais y Mauro más las aportaciones de algunos de los jóvenes valores de la cantera.

Las lesiones y las bajas

Que el Bueu Atlético no ha tenido fortuna con las lesiones en esta temporada es un hecho puramente estadístico. Garrido, que se estaba convirtiendo en el principal referente ofensivo de los de O Morrazo, únicamente disputó siete partidos antes de su lesión de rodilla y Gonzalo García jugó cinco antes de dejar el equipo. Mauro o Veloso también se perdieron un puñado de encuentros por diferentes cuestiones, además de David Iglesias. Mención especial merece la portería, con Koustov y Risi siendo baja de forma simultánea.

Las lesiones y los finales apretados lastraron al conjunto dirigido por Moncho Curra

decoration

Dos fichajes en portería

La recta final de la temporada coincidió con la lesión de Risi y los problemas médicos de Koustov, que dejaron al bisoño Raúl Dios como único portero. Moncho se movió en el mercado y acabó repescando a un Edu Alonso que lógicamente acusó la inactividad, y fichó a Juan Novas del Cisne para los últimos encuentros. En condiciones normales el Bueu Atlético contaría con la mejor portería de la Liga.

Gestión de los finales

Las malas decisiones y en muchas ocasiones la falta de fortuna hicieron que al cuadro buenense se le escapasen un buen puñado de puntos en los últimos instantes de los partidos. La lista es interminable. Saeplast Cañiza, Seis do Nadal y Carnes do Ribeiro empataron en los últimos segundos, y el Xiria ganó de idéntica manera en Bueu. Frente al OAR Coruña se perdió por la mínima a domicilio y en casa se repitió la historia, con una parada salvadora del meta visitante a tiro de Mauro en la última acción del choque. En otros duelos (Tejina, Lanzarote o Ingenio) los de Moncho mantuvieron la igualdad durante tres cuartas partes para acabar cediendo.

Juventud, tesoro y trabajo

La juventud, divino tesoro, salpica las convocatorias del Bueu Atlético. Jugadores como Diego y Raúl Dios, Rubén Iglesias o Xosé Paz han acumulado minutos que deben servirles para ir adquiriendo madurez. Con ellos y con otros Moncho quiere hacer un trabajo específico durante el verano de cara a la próxima temporada.

Compartir el artículo

stats