Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fútbol - Primera Nacional

El Alondras quiere explotar la inercia

Anxo Vilas trata de zafarse de la defensa de un jugador del Viveiro el pasado domingo. | // SANTOS ÁLVAREZ

Con la tranquilidad que le otorga su victoria del pasado fin de semana ante el Viveiro el Alondras visita esta tarde (17 horas, campo Manuel Luna) al Polvorín, único equipo invicto de la Tercera División. La escuadra que dirige José Tizón intentará dar la sorpresa ante los que el preparador vigués considera como “el campo más difícil y el mejor equipo de la categoría”. Y es que los lucenses suman cuatro victorias y un empate en cinco encuentros en enfrentado a tres de los cuatro conjuntos que lo acompañan en la zona alta de la categoría (Barco, Fabril y Juvenil de Ponteareas). “Son un equipo increíble, de una categoría superior. Tienen ritmo, velocidad... y su inicio ha sido casi perfecto”, subraya Tizón.

La mejor arma de los alondristas será el refuerzo anímico de los puntos sumados ante el Viveiro, rompiendo una racha de cinco jornadas sin ganar, y Tizón quiere aprovechar la inercia para encadenar varios buenos resultados que permitan a los suyos ubicarse en posiciones más altas en la Tercera División. “Está claro que ganar siempre te da moral, y jugar contra este tipo de equipos es un reto mayúsculo que motiva a los futbolistas”, razona.

La peor de las noticias para los cangueses son los problemas físicos de Mauro y Aitor Díaz, sendas molestias en el pubis que los han tenido apartados de los entrenamientos durante toda la semana. El central forzó el pasado domingo ante la trascendencia del choque ante el Viveiro y Mauro estuvo en el banquillo, pero las perspectivas son menos optimistas para esta semana. Todo apunta a que el técnico rojiblanco opte por no forzar a ninguno de ellos, y que descansen esta jornada para tratar de recuperarlos cuanto antes.

El equipo cangués busca sorprender al que Tizón considera “el mejor equipo de la Liga”

decoration

Por contra, Cacheda regresa al equipo una vez ha superado el esguince de tobillo que le hizo perderse los encuentros ante Racing Villalbés, Noia y Viveiro. Con él el Alondras dispone de 18 futbolistas disponibles, que son los porteros Martín y Raúl Alonso; los defensas Jesús, Diego, Anxo Vilas, Guille, Pablo García, Abel, Ángel y Raúl Paz; los centrocampistas Yago Pérez, Ube, Óscar Martínez, Cacheda y Javi Pereira; y los delanteros Firi, Manu Vilán y Nando.

La confección del once inicial es toda una incógnita, más aún con la más que probable ausencia de Aitor Díaz y Mauro. Con un campo de hierba natural y de reducidas dimensiones habrá que ver si Tizón opta por una defensa tradicional de cuatro o si lo hace por una línea de cinco con tres centrales. También si reforzará el medio o si jugará con dos delanteros. Lo que sí parece seguro es que Firi sea de la partida al haber materializado dos goles el pasado domingo.

Evitar un duelo muy abierto es el objetivo

Tizón tiene muy claro que lo peor que le podría pasar a su equipo es entrar en el juego que pueda proponer el filial del Lugo, con un partido de ida y vuelta repleto de llegadas y ocasiones de gol. Ahí es donde mejor se podrían manejar los locales y donde los alondristas encontrarían más dificultades para poder traerse un resultado positivo. “A nosotros nos está costando hacer muchos goles, así que no nos interesa un partido abierto”, señala el preparador vigués.

El planteamiento será, pues, partir de la seguridad defensiva para poder ir creciendo con el paso de los minutos y explotar las oportunidades que se le presenten. El trabajo defensivo será, pues, determinante para anular el innegable potencial de los lucenses, cerrando espacios y opciones. El deseo es recuperar la solidez de pretemporada a la espera de gozas de oportunidades para marcar.

Compartir el artículo

stats