Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fútbol - Tercera División

El Alondras regresa a la cuarentena tras el positivo de cinco futbolistas

La plantilla rojiblanca estará confinada diez días y se pierde los duelos ante Pontellas y Bouzas

Mauro conduce un balón en el duelo del domingo ante el Arenteiro.

Mauro conduce un balón en el duelo del domingo ante el Arenteiro. Santos Álvarez

El coronavirus vuelve a golpear al Alondras. Apenas dos semanas más tarde de haber salido de su primer confinamiento, la plantilla que dirige Jorge Otero afrontará una nueva cuarentena después de que ayer se confirmase el positivo de cuatro futbolistas, el último de ellos ya entrada la noche, que se unen al jugador que ya estaba aislado desde hace días.

El club cangués ha activado todos los protocolos de actuación y ha suspendido durante diez días los entrenamientos, además de haber informado tanto a la Real Federación Gallega de Fútbol como al Arenteiro, que fue su rival el domingo. El choque que tenía previsto disputar mañana ante el Pontellas –y que había sido aplazado en su día por su primer confinamiento– tendrá que ser suspendido nuevamente, al igual que el del sábado ante el Rápido de Bouzas. Así lo comunicó a última hora el Juez Único de Competición de Tercera División. La previsión es que la escuadra alondrista no vuelva a jugar hasta el día 28, con el Ourense CF como contrincante.

El conjunto cangués contaba desde hace días con un positivo, apartado del grupo desde que se conoció su estado. El grupo al completo dio negativo en las pruebas de antígenos que se le practicaron el pasado jueves y pudo disputar el choque. Sin embargo, dos jugadores ya comenzaron a sentirse mal el domingo por la mañana y se quedaron fuera de la convocatoria. Poco después darían positivo.

Ayer la situación empeoró, con tres futbolistas más que sí entraron en la convocatoria del duelo ante el líder del grupo B de la Tercera División Galega y que manifestaron tener síntomas. Tras acudir al campo de O Morrazo a hacerse los tests serológicos se confirmó un nuevo caso de Covid-19 y un negativo. El tercer futbolista fue sometido a una PCR en el Hospital Álvaro Cunqueiro de Vigo, ya que todo apuntaba que engrosaría la lista de afectados por la enfermedad en la escuadra rojiblanca. Por la noche le fue comunicado el resultado de la prueba, y este no fue otro que positivo, convirtiéndose en el cuarto caso de Covid-19 dentro del equipo en los últimos días (cinco si sumamos al que dio positivo en los primeros días de la semana). Mientras, el Arenteiro, que entrenó en la mañana de ayer, ultima los tests para que hoy o mañana los pasen sus futbolistas.

El club cangués se resigna ahora a una nueva paralización de su actividad, justo después de haber caído ante el Arenteiro por 1-2 y de haber desaprovechado una oportunidad de haberse acercado a la cabeza de la tabla. Los de O Morrazo confían ahora en no perder la forma para afrontar en las mejores condiciones la recta final de la primera fase, en la que acumularán un buen número de partidos.

Tercer brote de la temporada en los cangueses

Hasta en tres ocasiones ha sufrido el Alondras los embates de la Covid-19 en su plantilla en lo que va de temporada. La primera vez fue el 30 de octubre, cuando se conoció que uno de sus futbolistas se había contagiado en el ámbito familiar. En aquel momento el afectado llevaba días alejado de la dinámica de grupo, por lo que no hubo ningún contagio. Curiosamente en esos días otro futbolista tuvo que confinarse por un caso próximo, si bien no llegó a dar positivo en ningún momento. La segunda “visita” del coronavirus a O Morrazo fue el 21 de enero. Ese día, los tests de antígenos arrojaron dos positivos en la plantilla, lo que activó el protocolo y se envió a casa a todo el equipo. Días después se confirmarían otros dos positivos más y la necesidad de guardar una cuarentena que finalizó el 1 de febrero, cuando los negativos regresaron a los entrenamientos. Los cuatro positivos lo harían un par de días después y todos ellos pudieron afrontar el choque ante el Ribadumia. Ahora, y tras haberse medido a Ribadumia y Arenteiro, los cangueses encaran un nuevo confinamiento con cuatro positivos más, y un posible quinto en caso de que se confirmen las previsiones más pesimistas. La cuarentena no afectará a los cinco futbolistas que habían dado positivo anteriormente, ni tampoco al cuerpo técnico, ya que este entrena con la protección de la mascarilla y utiliza un vestuario diferente al empleado por los futbolistas.

Compartir el artículo

stats