Tras su presentación oficial este fin de semana como nuevo entrenador del Acanor Novás Valinox, Samuel Trives (Madrid, 1972) considera “un regalo y un privilegio” su llegada a O Rosal. Aunque el madrileño no promete resultados, sí garantiza buen juego, intensidad y la intención de luchar por “mejorar lo conseguido el año pasado”.

– ¿Qué referencias tenía del equipo antes de fichar?

– Estos dos últimos años hemos jugado contra ellos y me parecía un club que tenía una masa social y una afición excelente. Desde siempre ha sido una afición que arropa mucho a su equipo, que aprieta mucho en el pabellón, que le da mucho apoyo a los jugadores y, en ese sentido, es un sitio que a mí, como entrenador, me atrae. Es lo que quiero vivir: una aventura en un sitio donde la gente vive el balonmano al cien por cien. Liderar un equipo así es un privilegio para un entrenador.

– ¿Con qué objetivos aterriza en O Rosal?

– Soñar soñamos todos, y soñamos en grande. Siempre queremos lo máximo, pero tenemos que tener los pies en el suelo y saber cómo está la categoría. El objetivo principal será intentar mejorar lo que se ha hecho este año, sabiendo que lo que han hecho tanto Quique Domínguez como Álvaro Senovilla ha sido un trabajo excelente. Mi objetivo, sin prometer resultados, porque esto no son matemáticas, es prometer trabajo, máxima ilusión, máxima intensidad. Pelearemos por mejorar lo del año pasado y luego el balonmano nos pondrá en nuestro sitio. Podremos tener un poquito más de suerte o acierto y estar un poquito más arriba o más abajo, pero con un modelo de juego que no se tenga que negociar, de intensidad, agresividad, de intentar hacer disfrutar a la gente... Luego ya veremos si hay uno, cinco o diez equipos mejores que nosotros, pero que nos lo demuestren en la pista.

– Se presume un Novás competitivo al máximo.

– Yo creo que es una palabra que repetimos todos los entrenadores, pero yo la tengo que reiterar porque la intensidad y la competitividad es algo que no podemos negociar. No puedo asegurar que vaya a tirar diez tiros y meta los diez, pero que lo haga con la máxima intensidad, con la máxima competitividad y con la máxima concentración e ilusión eso sí que lo puedo garantizar. Luego ya si el portero me saca una mano increíble, si doy al poste o si se me va por cinco milímetros son factores sobre los que no tengo el control, pero hasta donde yo tenga el control lo vamos a dar todo para jugar lo mejor posible, para tener un juego bonito, que nos sirva para competir contra los mejores de la categoría y ver dónde esto nos pone.

– Todo un reto hacerse cargo de un equipo con importantes aspiraciones de alcanzar la Asobal.

– Es un reto chulísimo. La verdad es que para mí es un regalo poder entrenar al Novás. Es un equipo con ambición, con una mezcla de jugadores con experiencia y calidad con jugadores jóvenes que se quieren comer el mundo, una afición que se va a volcar con su equipo... No veo mejor sitio donde poder arrancar una nueva etapa. Estoy muy ilusionado, muy contento y repito que para mí es un regalo total.

“Me ilusiona vivir una aventura en un sitio donde la gente siente el balonmano al cien por cien”

Samuel Trives

– En cuanto a la plantilla, habrá muchos cambios, con bajas sensibles y nuevas incorporaciones.

– Ha habido bajas muy importantes de cinco jugadores que llevaban aquí muchos años y eso se va a notar. Pero creo que los fichajes que ha hecho el club y en los que estamos trabajando ahora son acertados, en la dinámica y filosofía que tenemos, de fichar jugadores jóvenes, que quieren labrarse un futuro y comerse el mundo, con la base que se queda, que son veteranos, muchos de la casa, que conocen muy bien el club y eso es una gran ayuda: primero para integrar a los compañeros que llegan nuevos y luego para que el entrenador se sienta seguro con la gente que tiene en casa.

– Mencionó en su presentación el presidente Andrés Senra su apuesta por la cantera.

– Yo no miro nunca el DNI de los jugadores. Yo reconozco que me gusta trabajar con la gente joven porque creo que en clubes como el Novás, o el Alcobendas, que es de donde vengo, es fundamental que se trabaje con la base. Si un club tiene una buena cantera y una buena base en algún momento hay que apostar por esos jugadores. A mí me ha encantado siempre trabajar con los chavales de la casa y si los tenemos en el club y podemos promocionarlos y hacer que entrenen y que tengan experiencias al más alto nivel, la inversión que hagamos ahora en ellos va a ser la que en el futuro recojamos. Nadie mejor que una persona que sale del club y de la casa para sentir los colores.

– También el club trata de profesionalizarse cada vez más.

– Está claro que el club, al igual que crece en lo deportivo con la subida de categoría, con la estabilización en Plata, con el hecho de soñar con la Asobal, también tiene que ir dando pasitos en sacar frutos de la cantera, con un mejor trabajo en la gestión del club. Y eso que no es más profesional un club que tenga más o menos presupuesto, sino que la profesionalidad la da el trabajo diario de cada uno. Yo considero que cada uno de mis jugadores es tan profesional o más que uno del Barça o de la selección nacional. No es una cuestión de dinero, es una cuestión de lo que el jugador siente. Si esto nos sirve para que tanto la base como el club crezca, bienvenido, porque yo creo que la zona y el club lo merecen.