Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El nuevo Celta se pone en marcha

El club anuncia la renovación de Felipe Miñambres por una temporada | El astorgano inicia su sexto año en la dirección deportiva con renovadas ilusiones y el reto de acertar con los fichajes en tiempos de austeridad

Felipe Miñambres y Carlos Mouriño firman el contrato que vinculará al astorgano con el Celta por una temporada más. // RC CELTA

Felipe Miñambres y Carlos Mouriño firman el contrato que vinculará al astorgano con el Celta por una temporada más. // RC CELTA

El Celta puso ayer la primera piedra de su nuevo proyecto deportivo con la renovación de Felipe Miñambres por una temporada. El ejecutivo celeste se mantendrá al frente de la dirección deportiva celeste al menos hasta el 30 de junio de 2022, con el reto de configurar esta temporada una plantilla con aspiraciones de optar a algo más que una cómoda permanencia.

Tras cinco años y no poco desgaste al frente de la dirección deportiva, el ejecutivo astorgano afronta esta nueva etapa con renovadas ilusiones tras el espectacular final de campaña protagonizado por el equipo de la mano de Eduardo Coudet (cuya ampliación contractual prevé anunciar el Celta muy pronto) y la convicción de que el equipo puede hacer un gran año a poco que acierte este verano con los fichajes. “Estoy ilusionado por cómo acabó la pasada temporada y lo que podemos hacer en esta. La verdad es que estoy muy contento y esperando asumir y conseguir los retos que nos marquemos”, declaró Miñambres tras cumplir junto al presidente Carlos Mouriño con el acto protocolario de estampar su firma en el nuevo contrato.

Tras un lustro de luces y sombras, con grandes aciertos que han generado importantes plusvalías para el club y algún sonoro fracaso, Miñambres se enfrenta, como la pasada temporada, al desafío de reforzar el plantel celeste en un momento de constricción del mercado, con escasos recursos para afrontar traspasos y la necesidad de recurrir a cesiones y fichajes a coste cero para cuadrar las cuentas.

“Va a ser difícil porque otras veces se empezaba moviendo el dinero en los grandes y, a partir de ese primer movimiento, el resto podíamos hacer también cosas. No creo que haya muchas ventas en el mercado interior y de jugadores de fuera también hay una crisis global. Salvo la Premier, el resto estamos en una crisis difícil de superar. Se supera con austeridad y va a ser así. Antes, cuando había dinero, la gente esperaba. Ahora se espera por obligación y porque no hay otra forma. El mercado se va a mover lentamente y no con fichajes muy altos”, pronosticó, en declaraciones al club, el ejecutivo astorgano.

Miñambres y Mouriño, tras la firma. RC Celta

En este austero escenario, el Celta contempla cinco contrataciones, sin descartar la opción de fichar a mayores un portero si Rubén Blanco tiene que pasar en las próximas semanas por el quirófano para ser intervenido de su lesión en la rodilla izquierda. El club planea reforzar pociones muy determinadas que permitan al técnico contar con puestos doblados en casi todas las líneas del equipo.

Una temporada más se maneja la idea de que el técnico disponga de una plantilla corta (de a lo sumo 22 futbolistas) para seguir dando oportunidades a los jóvenes valores de la cantera.

Se busca un defensa central, un lateral izquierdo, un medio centro, un extremo izquierdo y un delantero. Para las dos primeras posiciones no se descarta prorrogar las cesiones de Jeison Murillo y Aarón Martin –el club ha decidido hace tiempo que no va a ejercer, por inasumibles, las respectivas opciones de compra pactadas con el Sampdoria y el Mainz–, sin descuidar otras opciones de mercado.

El fichaje del centrocampista está supeditado a la salida de Okay Yokuslu, una de las dos ventas que contempla este verano el Celta, junto a la de Álvaro Vadillo, ya cerrada con el Espanyol en 1,8 millones de euros. El club espera ofertas por el internacional turco, que cuenta con buen cartel en la Premier League tras revalorizarse en los últimos seis meses en el West Bromwich Albion, aunque no descarta recuperarlo si no consigue venderlo a buen precio.

El favorito para la posición de extremo es, por petición de Eduardo Coudet, el argentino Franco Cervi, cuyo traspaso estuvo ya a punto de cerrarse en enero pasado. La modificación al alza del precio pactado entonces por parte del club lisboeta ha obstaculizado las negociaciones, aunque el Celta está seguro de que finalmente se alcanzará un acuerdo.

Con respecto al puesto de delantero, el plan del club pasa por la contratación de un futbolista joven y “con hambre” que compita con Santi Mina. El Celta estará muy atento a los mercados secundarios, donde ya ha conseguido éxitos importantes en el pasado.

Eduardo Coudet será el próximo en renovar, con cláusula liberatoria

Tras sellar la renovación de Felipe Miñambres al frente de la dirección deportiva, el siguiente paso será garantizarse la continuidad de Eduardo, el Chacho, Coudet a medio plazo. El preparador argentino tiene contrato en vigor hasta junio del próximo año, pero el Celta negocia una ampliación por dos temporadas más, hasta junio de 2024, con la idea de que el Chacho sea el entrenador del centenario. El nuevo contrato mantendrá una cláusula liberatoria por la que el técnico puede rescindir su contrato previo pago de una penalización. Dicha penalización, establecida en el actual contrato en 3 millones de euros, es uno de los aspectos que quedan por resolver en una negociación que marcha por muy buen camino por la voluntad de las partes de llegar a un acuerdo, según ha reconocido el propio Carlos Mouriño. “Él quiere quedarse y nosotros queremos que se quede, estamos muy cerca. Es una posibilidad real que existe y vamos a pelear por ella, pero siempre hay cosas en los contratos que hay que revisar muy bien y en esa fase estamos”, ha desvelado el presidente. Coudet afronta su segunda temporada en el club con la ilusión de empezar de cero un proyecto propio y participar de forma activa en los fichajes, a pesar de conocer las limitaciones económicas con las que el Celta va a abordar el mercado estival. El club está decidido a complacer las peticiones del técnico en la medida de sus posibilidades y el técnico es a su vez consciente de que la capacidad de gasto del club en la inminente ventana de fichajes se verá notablemente restringida por los efectos de la pandemia.

Compartir el artículo

stats