Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fútbol internacional

El doblete soñado de Pauleta

Pauleta, junto a sus compañeras, tras ganar al Sporting el último partido

La redondelana ha conquistado con el Benfica su primer título liguero portugués y está a punto de terminar la carrera de Química

Pauleta se sienta sobre el césped impoluto del José Alvalade; las gradas, tan vacías como mudas, de luto mientras las visitantes celebran su primer título del Campeonato de Fútbol Femenino de Portugal. El Benfica acaba de ganar por 0-3 al Sporting en la última y decisiva jornada liguera. Pauleta, que ya ha reído y bailado junto a sus compañeras, se detiene un instante, en su súbita burbuja, y se contempla a 460 kilómetros y un lustro de distancia. Aquella adolescente redondelana que había brillado en El Olivo se asomaba entonces al vértigo de atreverse o no a cruzar la frontera, que era nacional, deportiva, universitaria, vital... Su atrevimiento ha obtenido premio. “Si echo la vista atrás, estoy cumpliendo un sueño”.

Paula Domínguez Encinas (11-8-1997) ha completado el catálogo de lo que en Portugal se puede conquistar. “Este título era el que me faltaba. Desde que llegué a Portugal buscaba ser campeona nacional. Me ha costado bastante. Es una sensación increíble, con muchas emociones”. La jugadora choqueira, tras madurar en El Olivo (2013-2016), fichó por el Braga, uno de los dominadores de la competición. Pero en 2018 apostó por el Benfica, que había decidido irrumpir en el fútbol femenino pero renunciando a comprar plaza en la máxima categoría. “Cuando me vine a Lisboa y se anunció que el Benfica entraba en Segunda División, la gente criticó que cómo era posible que una jugadora que estaba en Primera bajase. Pero a veces en el fútbol tienes que analizar más cosas. Importan los valores, qué quiere un club”, explica Pauleta en restrospectiva.

La maniobra, compartida con otras futbolistas talentosas, tuvo un éxito inmediato. En esa temporada 2018-2019 inicial no solo lograron el ascenso; también la Taça y la Supertaça. El Benfica había nacido siendo ya gigante. “El club fue ambicioso desde el primer momento y gracias a ello hemos podido estar en lo más alto en tres años”, argumenta la gallega. “Es un poco raro entrar más atrasado que los otros dos grandes que ya había, el Braga y el Sporting, y estar en la élite del país tan rápido. Todo se basa en las contrataciones y el trabajo de la dirección, del cuerpo técnico, de los preparadores físicos... Esa es la explicación de por qué hemos llegado tan alto en tan poco tiempo”.

Ha habido obstáculos en el camino, aunque fuese a causa de la tormenta global que ha alterado la existencia. En la temporada 2019-2020 ya galopaba el Benfica hacia el título cuando la pandemia obligó a interrumpir la liga. “Estábamos encaminadas cuando faltaban media docena de partidos”, rememora Pauleta. “Fue un sentimiento de frustración. Sabíamos que íbamos a ser campeonas si hacíamos bien nuestro trabajo. De repente se paró todo, se suspendió. No le dieron el título a nadie. Entendimos la situación, que hay cosas por encima del fútbol y que la salud era mucho más importante. Pero sí nos quedamos tristes. Empezamos esta temporada con esa sensación de que queríamos ganar lo que no habíamos podido el año pasado. Lo teníamos en la cabeza. El equipo estaba bien”.

El pulso con el Sporting se resolvió en la última jornada en el Alvalade

Así que esa energía ha alimentado al Benfica en esta carrera a la postre entre adversarios ciudadanos. Como en España, la federación lusa resolvió la cancelación aceptando ascensos y suprimiendo descensos. Para gestionar el incremento de equipos, la liga incluyó una fase previa con grupos norte y sur. Braga y Famalicao eran los principales candidatos norteños; Benfica y Sporting, los sureños. Los dos primeros flaquearon con mayor frecuencia. Los dos últimos han concedido pocos fallos, mayormente entre ellos. El Benfica acudió a ese último partido en el Alvalade con dos puntos de ventaja. Supo manejar la ansiedad del Sporting.

Ha sido el guion ideal que necesitaba el campeonato femenino para seducir a los recalcitrantes. “Ha acabado siendo un pulso con el Sporting”, resume Pauleta. “Cuando hablo del fútbol portugués, hablo de esta rivalidad. No se tiene que llevar al extremo, pero es una rivalidad bonita, que mueve masas. Hemos tenido un mogollón de aficionados apoyándonos por el simple hecho de que querían que derrotásemos al Sporting. Eso te mueve por dentro. Vas a ese partido con una responsabilidad añadida. Hemos hecho felices a muchas personas. Es increíble jugar con eso encima. A cualquiera le gustaría”.

Un águila que creció imaginándose gaviota

Pauleta, aunque águila encarnada, creció imaginándose gaviota celeste. Desde el otro lado de la frontera permanece atenta a las noticias sobre una sección femenina del Celta que no acaba de cuajar pese al clamor y los anuncios. La jugadora no renuncia a esa ilusión infantil.

“Siempre que me vestía las camisetas o sudaderas del Celta soñaba con jugar en el equipo. Es el deseo de cualquier celtista. Para cualquier persona, jugar para el equipo de su corazón es un objetivo”, admite la jugadora; una profesional consolidada que anhela aquello que todavía no existe.

“Se habla mucho del proyecto, que va a entrar de una forma u otra, pero las cosas hay que concretarlas”, demanda. “En el momento que haya un equipo y si hubiese una oferta, lo pensaría. Lo más importante ahora para el Celta es intentar crear un proyecto con base, igual que lo es a nivel masculino”.

Reparto de alegrías

Las mujeres, además, han equilibrado el reparto de alegrías y tristezas con los hombres. El Sporting masculino ha conquistado su primer título liguero en 19 años, con el Benfica de tercero. “A nosotras nos gusta que el masculino gane. Yo no era benfiquista, pero en estos años he aprendido a amar el club. Siempre veo los partidos”, revela la centrocampista. “Este año no salieron tan bien las cosas. Para nosotras es un orgullo darle títulos al club. El año que viene será mejor para todo el mundo”.

"Para nosotras es un orgullo darle títulos al club. El año que viene será mejor para todo el mundo”

decoration

En ese año venidero, la redondelana debería seguir vistiendo de encarnada. No puede anticipar su porvenir. “El tiempo lo dirá. En breve saldrán novedades”, indica. Pero se conjuga como benfiquista si piensa en el territorio internacional. El equipo lisboeta superó la fase de grupos en Champions y fue eliminado por el Chelsea, víctima del Barça en la final. “Cuando vine a Portugal, no pensaba en llegar a Europa tan rápido y jugar contra el Chelsea, por ejemplo. A la hora de valorar el futuro, el proyecto del Benfica pesa mucho. Es un proyecto que quiere llegar a la élite del fútbol europeo, no limitarse a nivel nacional. El club demuestra su ambición en sus decisiones. Por eso queremos estar en Europa en un escalón alto y obviamente yo quiero ayudar al Benfica”.

Pauleta con el trofeo de la liga portuguesa sobre el césped del José Alvalade

Pauleta se siente identificada con la entidad, aunque su fe celtista lata a flor de piel. “A veces, cuando hablo con los benfiquistas y les digo que soy de Vigo, que me gusta el Celta, siempre se acuerdan de ese partido del 7-0. Es una anécdota. Yo no me acuerdo de verlo”. Difícilmente podría. Tenía 2 años de edad.

"Espero acabar este año, me falta un examen y acabar el trabajo de fin de grado”

decoration

Avanza Pauleta, consolidada como profesional. “Cuando pienso en cuando salí del Olivo o incluso cuando llegué al Olivo, yo era una niña. Me fui a Braga con 18 años buscando vivir de esto. Pero también pienso que me quedan muchas cosas por hacer. Aún soy joven. Tengo mucho para trabajar, mejorar y conquistar”. Y ese plan no se limita al fútbol. Pauleta lo compagina con sus estudios de Química. “Ya es de por sí difícil, cuanto más ahora con la pandemia. La facultad nos está facilitando mucho las cosas con las clases online y en mi caso con las horas de laboratorio más concentradas. Espero acabar este año, me falta un examen y acabar el trabajo de fin de grado. Estoy deseando que llegue el momento de tener el título”. El auténtico doblete de Pauleta.

Pauleta con la Taça de Portugal

Compartir el artículo

stats