La iniciativa "Ponte... nas ondas!" (PNO), desarrollada por España y Portugal para salvaguardar la herencia cultural en la frontera gallego-lusa, ha sido incluida en la lista de buenas prácticas del patrimonio inmaterial de la Unesco. La decisión la tomó el XVII Comité Intergubernamental para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad de la Unesco, que se celebra hasta el sábado en Rabat. La candidatura conjunta de Galicia y Portugal alcanza este reconocimiento, que solo han obtenido cuatro propuestas a nivel internacional. Es además, la primera vez en que lo logra un proyecto gallego.

Por parte de la Xunta de Galicia, a Rabat acudieron para apoyar la iniciativa el conselleiro de Cultura, Educación, Formación Profesional y Universidades, Román Rodríguez, y la directora general de Patrimonio, María del Carmen Martínez, acompañados de varios profesores miembros de la iniciativa.

“Como galego é un orgullo que un programa dos nosos centros educativos vaia servir de inspiración para concienciar á rapazada sobre a importancia de coidar do noso patrimonio e da convivencia en zonas transfronterizas”, afirmó el conselleiro de Educación.

El modelo PNO lleva 25 años en funcionamiento y pretende salvaguardar, principalmente a través de la educación, el patrimonio cultural inmaterial en ambos lados de la frontera y su transmisión a las generaciones más jóvenes.

El proyecto, elaborado en cooperación con varias universidades, busca la valoración y promoción del patrimonio cultural inmaterial gallego-portugués, así como fomentar la identificación, investigación e inventario de sus diferentes elementos.

Asimismo, pretende transmitir los elementos de este patrimonio cultural inmaterial a las nuevas generaciones integrándolo en el sistema educativo, en la prensa y en las tecnologías de la información y la comunicación. Según sus organizadores, también trabaja para utilizar ese patrimonio cultural inmaterial en el marco de la construcción europea.

El programa Ponte... nas Ondas!, impulsado por la asociación cultural con el mismo nombre que coordina el profesor Santiago Veloso, partió en 1995 de un grupo de docentes de varias escuelas primarias y secundarias del sur de Pontevedra y del Alto Minho, que decidieron trabajar juntos para preservar y transmitir a las nuevas generaciones su cultura patrimonial con el fin de mantenerla viva.

La iniciativa echa mano de las radios escolares como herramienta fundamental para su desarrollo. Se trata de un modelo educativo para el mundo que, tal y como apuntaron los examinadores de la Unesco en su informe previo a la valoración, combina radio, educación y patrimonio cultural con una “fórmula eficaz de salvaguardia” en las escuelas a ambos lados de la frontera gallego-portuguesa.