Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La vía verde Arcade-Pontevedra: un sueño difícil pero no imposible

El Ministerio de Transportes reconoce que es complicado desafectar varios tramos | El BNG cree que se conseguirá con presión vecinal

Miembros del BNG despliegan una pancarta en la marcha para reclamar la vía verde. | // FDV

El BNG de Soutomaior no renuncia a la transformación del antiguo trazado ferroviario entre Arcade y Pontevedra en una senda verde para peatones y ciclistas. Tras la marcha reivindicativa organizada la semana pasada, a la que asistieron un centenar de personas, los nacionalistas se muestran optimistas con la reacción de la secretaria de Estado del Ministerio de Transportes, pese a que señaló que es muy difícil desafectar varios tramos del trazado. Desde el Bloque entienden que esta respuesta “muestra la viabilidad del proyecto al mudar el posicionamiento histórico de Adif, contrario a llevar adelante estas infraestructuras” y aunque reconocen la “dificultad” para desafectar parte del trazado y que desde Transportes “pretenden descargar algunas obras en los concellos, también abre la puerta a que se pueda realizar esta actuación histórica que cambiaría la movilidad en los municipios del fondo de la ría”.

Movilizaciones

El portavoz del BNG, Manu Lourenzo, cree que esta nueva situación deja sobre la mesa varias cuestiones: la primera es que “la movilización del vecindario es el camino para alcanzar mejoras como la vía verde”. La segunda, “que las respuestas de Adif que decía que esta obra no se podía hacer era falso”, y por último, que ahora “toca ponerse a trabajar todos juntos para que esta infraestructura tan necesaria sea una realidad lo antes posible”.

El BNG presentará a través del diputado Néstor Rego una enmienda a los Presupuestos el Estado para avanzar en esta demanda. “Actualmente el antiguo trazado está invadido por la maleza y frente a eso nosotros apostamos por un trazado que permitiría una movilidad segura y ecológica entre Arcade y Pontevedra en bicicleta por una senda plana sin dificultad. Sería bueno para nuestra movilidad, para nuestro turismo, para la hostelería, para el comercio local y ni siquiera sería una obra costosa”, explica Lourenzo.

Compartir el artículo

stats