Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un proyecto de megaparque eólico en la Serra do Suído amenaza una turbera única

Coto de Bidueiros, en la Serra do Suído, terreno comunal propuesto para ser Red Natura 2000, pero todavía sin esta figura de protección. | // D.P.

La proyección de nuevos parques eólicos vuelve a amenazar la Serra do Suído, propuesta para formar parte de la Red Natura 2000 desde hace más de 15 años. Sin esta figura de protección legal, son varios los proyectos que a lo largo de los últimos años hicieron peligrar esta área de especial interés paisajístico, donde se encuentra una turbera única, un tipo de humedal declarado “prioritario” por la Unión Europea. Actualmente, más de 20 nuevos proyectos de parques eólicos afectan a la cuenca alta del río Tea, de los cuales, una decena, se ubicarían en la zona propuesta como Red Natura 2000.

Actuaciones paralizadas

La Asociación Asamblea do Suído, de Covelo, que en el pasado paralizó la construcción de tres parques eólicos en la misma zona, vuelve a denunciar que la Serra do Suído sigue sin protección legal y que la Xunta atrasa su declaración como Red Natura 2000 para facilitar la ejecución de una serie de proyectos que, a su entender, destruirían el ecosistema de las sierras de Faro de Avión, A Paradanta y O Suído. “Cuando al fin la Xunta, por requerimiento de la Comisión Europea, declare la Serra do Suído dentro de la Red Natura ya va a ser tarde. El daño ya estará hecho”, lamentan miembros de la Asamblea.

La Lei de Protección da Paisaxe de Galicia cataloga O Suído como “área de especial interés paisajístico”

decoration

La Comisión Europea ha requerido en varias ocasiones la ampliación de la Red Natura 2000 a la Serra do Suído, lo que imposibilitaría la construcción de estos parques eólicos, pues el Plan Director por el que se rige excluye explícitamente los aprovechamientos industriales en su interior, al igual que la Lei de Protección da Paisaxe de Galicia, que cataloga O Suído como “área de especial interés paisajístico”.

Según la Asamblea do Suído, en la planificación puesta en marcha por el gobierno gallego, los vecinos verían menguados sus derechos. “Son obligados a aguantar el expolio de sus recursos y a sufrir los efectos en su salud de los elevados índices sonoros de los parques eólicos cerca de sus casas, como ocurre con el proyecto de parque eólico de Mancelo, situado sobre las aldeas de Coveliño y de A Fraga, en la parroquia de Prado, con tres aerogeneradores de 180 metros de alturas y con unas aspas de 136 metros de diámetro, a escasos 600 metros de las viviendas”, explican desde la asociación.

Afectaría al ecosistema de la zona

Pero, la peor parte de todo esto se la llevaría el medio ambiente, pues la construcción de este megaparque eólico afectaría, sobre todo, al ecosistema de la zona, donde hay una turbera que funciona como reservorio de agua, es decir, recoge el agua de la lluvia y la suelta poco a poco, evitando inundaciones cuando hay exceso de precipitaciones y sequías en períodos de déficit hídrico. Además, esta turbera es la que nutre al río Oitavén, y este, a su vez, es el que alimenta al embalse de Eiras, que abastece de agua a Vigo.

Son las decenas de kilómetros de pistas que habría que construir para acceder a las cumbres donde se ubicarían las instalaciones eólicas las que destruirían el ecosistema en el que crecen estas turberas, además de otras especies vegetales que solo subsisten en esta zona.

Compartir el artículo

stats