Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cercenan un alcornoque de doscientos años en Tui

El alcornoque, poco después de ser talado en el barrio tudense de O Carballo.

El alcornoque, poco después de ser talado en el barrio tudense de O Carballo.

Los vecinos del barrio de O Carballo, ubicado en la parroquia tudense de Areas, se han quedado en los últimos días “huérfanos” a nivel medioambiental. Y es que el alcornoque había en la zona y por el que pasaban a diario y que se plantó hace más de doscientos años, ha desaparecido. El árbol se ubicaba en una finca privada y era propiedad de una familia, y su cuidado pasó de generación en generación hasta los dueños actuales. Y es que según apuntan desde la asociación de vecinos Monte do Seo Areas-Tui, fue el propio propietario el que decidió cercenar el alcornoque. Es la única explicación que le encuentran, porque no había ninguna queja por parte de nadie de la zona de que el árbol pudiese causar algún tipo de molestia.

Este histórico ejemplar estaba rodeado por pinos y eucaliptos, que fueron talados para proceder a la venta de la madera. La sorpresa llegó a los pocos días, cuando descubrieron que al alcornoque también acabo siendo derribado. A los pocos días, fue retirado de la finca. “Al estar en un suelo urbanizable, en una finca privada, ni el Concello ni la policía pueden hacer nada, es algo que no está regulado. Como decía un residente en los últimos días, el barrio se ha quedado desnudo”, asegura Juan Carlos Boo, de la asociación vecinal. Y es que los vecinos están “desolados” por esta importante pérdida. El cariño que le habían cogido al árbol las familias que viven en O Carballo era enorme. Hay que tener en cuenta que para acudir a diario a sus casas tenían que pasar por debajo del alcornoque, por lo que todos lo conocían.

No molestaba a nadie

“No molestaba a nadie, no entendemos lo que ha pasado, nos ha cogido a todos por sorpresa porque generaciones y generaciones crecieron al abrigo de este alcornoque”, lamentan. Precisamente al no estar en un monte público o gestionado por comuneros, es difícil exigir responsabilidades por lo que ha sucedido. Pero la imagen del árbol caído, cercenado desde su base, se ha quedado en la retina de todos los vecinos.

Desde que el alcornoque fue cortado, en la parroquia de Areas están concienciados de empezar a registrar todos los elementos patrimoniales de gran valor que tienen en su extensos terrenos. “Estoy promoviendo un grupo para hacer un catálogo de árboles singulares de la parroquia. Tenemos especies de todo tipo y algunas de gran valor, como el alcornoque que ha sido derribado”, explica Juan Carlos Boo.

Compartir el artículo

stats