Un Celta que parte de cero

Los célticos buscarán ante el Cádiz el primer triunfo del curso en Vigo tras su empate sin goles en Valencia | Todo apunta a que Benítez repetirá el once de Mestalla para romper una racha de 10 partidos sin ganar

Rafa Benítez bromea con Larsen, en un entrenamiento en Afouteza. // RCCV

Rafa Benítez bromea con Larsen, en un entrenamiento en Afouteza. // RCCV / J. conde

El Celta es un equipo capaz de malgastar tres goles en San Mamés y una jornada después en Mestalla blindar su portería para conquistar un punto de esperanza. El equipo de Rafa Benítez necesita encontrar la fórmula que le rescate del pozo de la clasificación. Y para ello, la referencia ha de ser su última actuación ante el Valencia. Sin goles en contra, los célticos tendrán garantizado al menos un punto, y con ello también podrán mejorar su estado anímico para aspirar a retos mayores que la simple supervivencia en la máxima categoría.

Además de un punto de esperanza, o de inflexión, la igualada ante los valencianistas puede suponer el despegue del proyecto de Benítez por el que el club apostó con fuerza y amplio crédito (tres años de contrato para el madrileño).

Esa fortaleza defensiva mostrada en Mestalla era la que se le suponía desde el primer minuto de la temporada a un equipo entrenado por Benítez, pero el fútbol es imprevisible y ahora mismo el Celta es el cuarto más goleado de la categoría: ha encajado 24 tantos en 14 jornadas, con una media de 1,7 goles por partido.

Acabar con esa sangría conduce a mejorar los resultados de un Celta que garantiza una media de un gol por jornada (el quinto menos realizador). Y Benítez acercó a su equipo hasta esa imbatibilidad con el mismo dibujo táctico que sustituyó al de los cinco defensa. En las últimas jornadas, los célticos se han presentado con un 4-4-2, en el que destaca la posición de un Mingueza que cedió el lateral derecho a Kevin Vázquez para convertirse en el centrocampista que se mueve por esa misma banda. La medular en Mestalla la completaron Bamba, por el otro costado, con Beltrán y Luca de la Torre como mediocentros. Starfelt y Unai Núñez forman la pareja habitual de centrales, con Manu Sánchez como lateral izquierdo. Guaita ocupa la portería, mientras que Larsen y Aspas forman una pareja de atacantes.

Con esa alineación, Benítez consiguió lo que llevaba persiguiendo desde que se hizo cargo del Celta: que su equipo no encajase goles. Necesitó más de un tercio de la temporada, durante el que se sucedieron los cambios de dibujo y también de piezas para dejar su portería a cero. A partir de ese resultado, mañana frente al Cádiz (21 horas) se le presenta una nueva oportunidad de romper una racha de diez jornadas sin ganar (tras superar al Almería a principios de septiembre) y ofrecer al celtismo la primera victoria del curso en un Balaídos que de nuevo presentará una gran entrada. Las peñas se han movilizado de nuevo para que nadie se quede en casa pese al horario del partido contra los gaditanos. Como es costumbre, el Celta no caminará solo en su empeño por salir de los puestos de descenso, que ocupa ininterrumpidamente desde la séptima jornada.

Salvo el lesionado de larga duración Joseph Aidoo, Benítez contará seguramente con toda la plantilla, además de los canteranos Carlos Domínguez, Hugo Sotelo y Miguel Rodríguez, para recibir a un Cádiz que también encadena diez jornadas sin ganar y que solo supera en la tabla a los célticos por dos puntos de diferencia.

En cuanto al once inicial, tampoco se descarta la posibilidad de que Benítez apueste por Renato Tapia como alternativa a Beltrán. El internacional peruano fue titular en el último partido del Celta en Balaídos, ante el Sevilla. Ha pasado un mes desde entonces, y dos partidos en los que Beltrán volvió a ganarle la plaza a un Tapia que a partir de enero se convertirá en agente libre al no querer renovar el contrato con el Celta que expira el 30 de junio próximo. La referencia para el duelo con el Cádiz es el empate a cero de Mestalla. Ahí, el peruano no jugó ni un minuto.

El 5º con más tiempo efectivo de juego

El equipo de Rafa Benítez es de los que menos especula con el tiempo de juego en Primera División. De hecho, el Celta se sitúa en el pelotón cabecero junto a los tres grandes de LaLiga: Real Madrid, Barcelona y Atlético de Madrid. Y con ellos se ha colado la UD Las Palmas, que es cuarto en esta clasificación realizada por el portal Opta. El ranking de equipos según los minutos de juego efectivo en Primera División lo lidera el Real Madrid, con 60:02 minutos, lo que supone un 60,1 por ciento del tiempo efectivo sobre el tiempo total del partido. Con dos puntos menos que los merengues se sitúa el Barcelona de Xavi Hernández, con 58:21 minutos, lo que representa un 57,7 por ciento del total del partido. El Atlético de Madrid, por su parte, se sitúa en la tercera plaza, aunque adelanta al Barça en cuanto al porcentaje de tiempo efectivo sobre el tiempo real con un 57,8 por ciento. Los rojiblancos, sin embargo, contabilizan una media de 57:39 minutos de juego, casi un minuto menos que el conjunto catalán. En la cuarta plaza aparece una UD Las Palmas que con el ex de la cantera del Barça García Pimienta en el banquillo alcanza 57:08 minutos de juego (un 57,1%). La quinta posición es para un Celta que navega por aguas turbulentas en la tabla clasificatoria. Los célticos consiguen que la pelota ruede durante 56:51 minutos, lo que equivale al 56 por ciento del total del partido. En este análisis del tiempo de juego sorprende la última plaza de la Real Sociedad. Los donostiarras solo alcanzan los 51:57 minutos de juego (51,8%). El Mallorca es penúltimo (52:14 y 51,7%), por detrás de Sevilla (52:15 y 51,5%) y Getafe (52:37 y 50,9%). El Cádiz, que mañana visita Vigo, registra 52:52 y 51,7%.