Los daños en Balaídos se acercan al millón

El concierto de Guns N’Roses arruina el césped del estadio y el Celta espera que la promotora del espectáculo asuma los elevados gastos de los desperfectos

Imágenes del estado del césped de Balaídos tras el concierto de Guns N’Roses. // FDV

Imágenes del estado del césped de Balaídos tras el concierto de Guns N’Roses. // FDV / REDACCIÓN

R. V.

El césped de Balaídos presenta el mismo aspecto que si por él hubiese pasado el ejército de Atila, aquel rey de los hunos que destruía el territorio conquistado. Los daños en la instalación deportiva viguesa son cuantiosos, según las estimaciones del Celta, pues el concierto de Guns N’Roses ha arruinado el tapete del estadio, así como el sistema de drenaje del mismo, además de causar daños en una parte de la instalación eléctrica del recinto que el lunes acogió a unos 28.000 seguidores de la banda estadounidense.

Los desperfectos causados tendrá que asumirlos la promotora del espectáculo, Live Nation, según apuntan desde el club celeste. De no hacerlo ésta, la responsabilidad subsidiaria correspondería al Ayuntamiento de Vigo, tal y como recoge la licencia municipal de explotación de Balaídos. El Celta dispone de dos meses para solucionar los problemas, pues a mediados de agosto arranca la nueva temporada de LaLiga.

Estado en el que quedó Balaídos tras el concierto de Guns N’Roses.   | // FARO

Estado en el que quedó Balaídos tras el concierto de Guns N’Roses. // FDV / REDACCIÓN

El actual césped de Balaídos había sido colocado en septiembre del año pasado tras la actuación de los británicos Muse. Entonces, el terreno de juego no sufrió tantos desperfectos como en el concierto de Guns N’Roses. En esta ocasión, al mayor número de espectadores reunidos el lunes pasado se añadió la acción de los grandes camiones que entraron al interior del estadio durante los trabajos de montaje y retirada del escenario que acogió a la banda de Axl Rose y Slash.

Una parte del campo se quedó literalmente sin hierba y el peso de la gente y de los vehículos también dañó el sistema de drenaje de Balaídos. Las zonas laterales y fondos, cubiertos con hierba artificial, también han sufrido importantes desperfectos. La relación de incidencias incluye la red eléctrica de la grada de Río, pues se fundió una línea de luces de crecimiento después de conectar en ella neveras para el servicio de bares que ofreció el concierto.

Los daños en Balaídos se acercan al millón

Imagen de una de las bandas de Balaídos. / FDV

Desde el club calculan que los daños por los desperfectos se acercarán al millón de euros, pues la escasez de materiales incrementa los precios casi diariamente. El césped de Balaídos es híbrido, de los considerados de última generación, pues mezcla hierba natural con sintética en un porcentaje de 80-20 aproximadamente. Esto permite disponer de un campo de juego más resistente, y estable, además de ejercer mayor tracción.

Desde el Celta consideran que lo que queda del césped de Balaídos es totalmente irrecuperable y que incluso ha comenzado a pudrirse el que resistió al concierto de Guns N’Roses. La empresa de jardinería que lo instaló garantizaba unos tres años de vida del mismo. No ha podido llegar al año, pues se puso a mediados de septiembre pasado. Entonces, solo hubo que sustituir los tepes de esta hierba híbrida, pues el resto de la instalación no se vio afectada por el espectáculo de Muse. La empresa promotora de este concierto abonó los gastos de la hierba natural. El Celta asumió la diferencia para instalar césped híbrido.

Los daños en Balaídos se acercan al millón

Contraste de la zona donde estaba el escenario y el público. / FDV

El paso de la banda californiana por el estadio vigués obligará a invertir unos 900.000 euros en renovar el césped y el sistema de drenaje, además incluye los daños en el césped artificial del perímetro del campo y el alumbrado de Río. Los trabajos podrían prolongarse tres semanas, según los cálculos del club, desde el que esperan que la promotora del espectáculo del lunes se haga cargo de estos destrozos en la instalación deportiva. Si no lo asumiese, la responsabilidad recaería en el Concello.