Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El penúltimo servicio de Denis

El saldecense se despide de Balaídos con un decisivo gol frente al Elche aclamado por la afición - Lució Gabri Veiga y Dituro elevó a 14 las porterías a cero

Denis celebra su gol de ayer. Ricardo Grobas

Un bonito gol de Denis dio lustre a un compromiso de puro trámite frente al Elche que, sin nada en juego ya para ninguno de los dos equipos, dignifica un final de temporada con aire de despedida para un buen número de jugadores que no van a seguir el próximo curso. El choque que debía servir para festejar la permanencia y ayudar a Iago Aspas a apuntalar su cuarto trofeo Zarra volvió a convertirse en un plebiscito sobre la figura del salcedense, cuya continuidad volvió a reclamar unánimemente la grada con silbidos al presidente Mouriño durante y después del partido.

Denis rindió su penúltimo servicio al Celta –resta todavía rendir visita a Mestalla – en un duelo que ha sido también el último para gente como Dituro, Galhardo, Solari o Nolito y en el que Iago Aspas desperdició varias oportunidades para sentenciar el Trofeo Zarra, que se decidirá en la última jornada.

Un par de retoques al once

La recuperación de Kevin permitió a Eduardo Coudet conservar su defensa habitual, con lo que solo tuvo que improvisar una solución de urgencia para suplir la doble ausencia de Cervi y Nolito en el flanco izquierdo del ataque. La elección del Chacho fue cambiar a Brais de banda y situar a Solari en el costado derecho, con Denis como enganche con la pareja de delanteros, de nuevo Aspas y Galhardo. Aunque obligados, los retoques funcionaron. Brais se movió con inteligencia para combinar por la izquierda y la entrada de Solari proporcionó al juego amplitud para poner a prueba la poblada defensa franjiverde que Francisco blindó con tres centrales.

Durante más de una hora, con frecuentes intercambios de posición entre Brais y Solari, Coudet mantuvo disposición de piezas. Pero el técnico no quiso forzar el tobillo de Kevin, retiró al nigranés y dio otra vuelta de tuerca al once. Entraron Carlos Domínguez y Tapia, que suplió a Solari, y no mucho después, con Beltrán tocado, entró Gabri Veiga. Aidoo pasó entonces al lateral, el peruano ocupó su habitual posición de ancla y el porriñés se arrimó al costado izquierdo. El Celta dominó el juego y generó desequilibrio para armar el contragolpe, pero Iago no tuvo su mejor día y desaprovechó media docena de ocasiones para engordar el marcador.

El canto del cisne

Dicen que el cisne canta al morir. Algo parecido hizo ayer Denis en el que, si un milagro no lo remedia, fue su último partido como celeste en Balaídos. El salcedense se dejó ver prácticamente desde que el balón echó a rodar y (con permiso e Aspas) ejerció como líder del equipo hasta el final del partido.

En el minuto 5, tras una caída den el área de Kike muy protestada por los jugadores del Elche, el partido se puso a pedir de boca para el Celta, que salió disparado hacia el portal de Casilla con una de esas sorprendentes conducciones de Araújo que pilló a la defensa franjiverde con el paso cambiado.

El mexicano galopó hacia la portería, se la entregó a Iago Aspas en el lateral del área y el moañés la sirvió al cogollo para que Denis remachase el balón contra la red. Un gran gol este último servicio del salcedense, que se despide del Celta por la puerta grande y lo abandona por la trasera con el unánime reconocimiento de una afición que no comprende ni se resigna a su marcha. “Denis, quédate”, coreó una vez más Balaídos con una sola voz.

Aspas perdona el Zarra

Uno de los objetivos del Celta en este final de temporada es intentar ayudar a que Iago Aspas conquiste su cuarto Trofeo Zarra e iguale el récord de David Villa. Hace unos días, en el Camp Nou, el goleador moañés perdonó lo imperdonable, dilapidando una gran ocasión de poner distancia con Raúl de Tomás y Juanmi Jiménez, sus más directos perseguidores. RDT anotó en el duelo adelantado al sábado y Juanmi hizo ayer un doblete que deja en un pañuelo a los tres delanteros de cara a una última jornada de infarto. Aspas (a quien finalmente no se ha contabilizado al gol al Granada) y De Tomás suman 17 tantos y Juanmi 16.

Toda la puntería que han tenido esta jornada el perico y el bético le faltó ayer al céltico, que dilapidó un par de acciones mano a mano frente a Kiko Casilla y desperdició media docena de ocasiones claras para marcar. Le queda al menos al moañés el consuelo de haber dado a Denis la asistencia del gol.

Luce Gabri Veiga

Una de las mejores noticias del intrasncendente duelo disputado ayer ante el Elche fueron los minutos de calidad que tuvo Gabri Veiga. El jovenb porriñés fue el penúltimo cambio de Coudet, que lo empleó en banda izquierda, donde antes había jugado Brais (que regresó a su posición habitual) y por la que brevemente transitó Denis.

El chico tuvo media hora de juego en la que dejó muy buenos detalles, tanto a la hora de asociarse con sus compañeros como para buscar soluciones individuales con las que generar problemas a la defensa contraria. Llama, una vez más, la atención que Coudet no diese ayer un solo minuto a Orbelín Pineda en una circunstancias de partido que favorecían la presencia del mexicano.

14 porterías a cero

El Celta perdonó, pero se llevó cómodamente el partido porque apenas concedió opciones al rival. Dituro vivió una tarde plácida. Solo tuvo que emplearse a fondo el cancerbero argentino en un disparo de Raúl Guti para lograr su decimocuarta portería a cero de la temporada. Un logro al que contribuyó el buen comportamiento defensivo general y, en especial, de Aidoo y Araújo.

Compartir el artículo

stats