El Celta coincide con Eduardo Coudet en la necesidad de ampliar la próxima temporada el fondo de armario de la plantilla. Tanto el club como el técnico consideran que existe una importante brecha entre los actuales titulares y suplentes y hay consenso para incrementar al menos hasta 15 el número de futbolistas con posibilidades reales de disputar la titularidad con vistas al próximo curso. Al preparador argentino se le ha reprochado esta temporada su inmovilismo por su querencia hacia un esquema de juego fijo del que rara vez se aparta y su falta de disposición a mover el banquillo en busca de revulsivos. Con estas premisas la pregunta surge inevitablemente: ¿Es el Chacho un técnico inmovilista por voluntad o lo es por necesidad? ¿Tiene realmente el entrenador celeste recursos en el banquillo como para agotar los cambios en cada partido sin que el rendimiento del equipo se resienta?

“Creo que hay un poco de las dos cosas. Tiene un sistema de juego determinado, que no le gusta variar. Es su forma de trabajar y es muy respetable, aunque a veces podría plantear los partidos en función de otros equipos, pero es su forma de hacer las cosas y le ha ido bien”, apunta Moncho Carnero, extécnico y comentarista del Celta en la Radio Galega. “Pero también es cierto que el Celta tiene un fondo de armario muy cortito. Hay mucha diferencia entre los que juegan y los que están por detrás. Los que están por detrás no tienen muchos minutos, pero cuando salen al campo muchas veces no lo aprovechan”, precisa.

Carnero cree no obstante que hay partidos en los que Coudet no ha aprovechado todos sus recursos del banquillo y cita, en concreto, el último duelo contra el Espanyol, tras el cual el propio Coudet reconoció que había faltado intensidad en sus titulares. “Otras veces, como en la visita del Barcelona a Balaídos, lo planteó muy bien y sacó partido a los cambios para neutralizar una desventaja de tres goles”, señala.

Iago Bouzón, exdefensa central celeste hoy en labores de representación futbolística, discrepa. El exjugador redondelano cree que a muchos futbolistas de la actual plantilla les han faltado oportunidades para reivindicarse. “No sabemos si el Celta tiene realmente fondo de armario porque muchos jugadores no han contado con minutos suficientes como para saber si son válidos o no. Me viene a la cabeza el caso de Orbelín Pineda, pero también podríamos hablar de Beltrán, que el año pasado no jugaba y ahora parece ser el mejor que tenemos. Y con Aidoo también ha pasado algo parecido. Hay jugadores que han aprovechado sus oportunidades cuando las han tenido”, expone.

“Para evaluar si hay plantilla para dar más minutos a los que no están jugando hay que ponerlos y que se expongan ellos a a ver qué rendimiento pueden dar porque en la mayoría de los casos no lo sabemos”, argumenta. Bouzón cree que la tendencia va a manejar plantillas “amplias”, sobre todo desde que “se implantó la norma de los cinco cambios”, pero “siempre que esa sea la idea” del entrenador. “No sabemos si el Chacho no los pone porque cree que no dan el nivel o no los pone porque es de grupos reducidos y no lo gusta moverse de ahí. Esa es la primera cuestión que tiene que tener clara el club, qué tipo de entrenador tiene”, dice. Y añade: “Para evaluar a un jugador hay que ponerlo en los partidos, darle la oportunidad de que se muestre. Es evidente que han faltado oportunidades, pero no sé si es porque el Chacho no es muy dado a darlas o si realmente hay muchos jugadores que no tienen nivel”.

Miguel Pérez Cuesta, Michu, considera, por su parte, que Coudet ha sacado un buen rendimiento a una plantilla media en LaLiga, muy inferior en presupuesto a otros equipos que tienen cada temporada la obligación de luchar por Europa. “Es normal que haya diferencia entre los futbolistas, ya no solo a nivel deportivo, sino a nivel económico. Él cuenta con los futbolistas con los que cuenta y hay otros con los que cuenta menos. Es algo que el club tiene que valorar ahora que se acerca el mercado. El club tiene que valorar eso y buscar una salida a los jugadores con los que no está contando”, observa el excéltico y director deportivo del Burgos, que cree que Coudet “está sacando un buen partido a los recursos que tiene” e intuye que la escasa utilización que hace de los suplentes “puede ser un mensaje para el club”.

Jorge Otero reconoce que el presupuesto limita al Celta, pero recuerda que Coudet ha tenido responsabilidad en los fichajes y echa de menos un mayor aprovechamiento del plantel y más oportunidades para los valores emergentes de la cantera. “Hay jugadores que podían haber tenido más oportunidades y también echo de menos más presencia de chicos de la cantera, como Fontán o Carlos, que podrían ayudar desde el banquillo. En fútbol nadie es imprescindible. La pasada temporada parecía que no podíamos pasas sin Renato Tapia y este año es suplente porque un chaval le ha comido las papas”, subraya.