Los servicios médicos del Celta han confirmado los malos pronósticos en torno a la lesión muscular sufrida por Hugo Mallo durante el partido de Liga disputado en Balaídos el pasado sábado contra el Barcelona. Las pruebas diagnósticas practicadas ayer al capitán celeste han confirmado que sufre una rotura de fibras de grado I que lo va a mantener apartado de los terrenos de juego entre tres y cuatro semanas.

El lateral celeste se perderá con toda seguridad el compromiso liguero contra el Villareal, a la vuelta del parón de las selecciones y, si se cumplen las previsiones más optimistas, podría llegar al duelo de la decimoquinta jornada frente al Deportivo Alavés en Mendizorroza. Lo más probable, sin embargo, es que no esté a punto hasta la visita del Valencia a Balaídos la siguiente semana.

El del Villarreal será el tercer partido de Liga que se pierde Mallo en lo que va de temporada. El capitán céltico se cayó hace dos jornadas a última hora de la convocatoria para el duelo contra el Rayo Vallecano debido a una lumbalgia y se perdió, en este caso por sanción, el partido de la segunda jornada liguera ante Osasuna tras haber sido expulsado por doble amarilla en el choque inaugural de la temporada contra el Atlético de Madrid.