El Celta apura la preparación del duelo frente al Getafe con pocas dudas sobre el once que Eduardo, el Chacho, Coudet desplegará mañana en el Coliseum Alfonso Pérez. La principal incógnita, acaso la única, es si el preparador celeste dará continuidad a Joseph Aidoo en el equipo titular tras la solvente actuación firmada la pasadas semana por el internacional ghanés frente al Sevilla. Aidoo no ha sido hasta la fecha muy del gusto del técnico. Coudet prefiere defensas centrales más sobrios y en la mayoría de los partidos ha apostado por dar galones al tándem formado por el mexicano Néstor Araújo y el colombiano Jeison Murillo, su pareja de centrales más habitual.

El centro de la defensa ha sido, por diferentes circunstancias, la linea que más se ha movido en el once esta temporada. Sin Murillo en los tres primeros partidos, Coudet fue alternando piezas jornada a jornada, siempre con Araújo en la ecuación. Frente al Atlético jugaron el mexicano y Fontán, la lesión del arousano dio la alternativa frente a Osasuna al canterano del filial Carlos Domínguez y contra el Athletic fue Aidoo el elegido.

La incorporación de Murillo en el último día de mercado cambió las tornas en el Bernabéu, donde Coudet recuperó, con muy pobres resultados, la conexión mexicano-colombiana que había empleado en la mayoría de los partidos el pasado curso.

El Chacho modificó de nuevo el eje de la línea cambiando a Araújo por Fontán frente al Cádiz, pero los errores defensivos cometidos por el canterano (y señalados por el propio técnico) lo enviaron de nuevo al banquillo.

Coudet recuperó al tándem americano en los tres siguientes encuentros (Levante, Granada y Elche), pero el desgaste y cansancio que acumulaba Araújo por su participación en dos partidos con México durante el último parón liguero, llevó al técnico a darle descanso frente al Sevilla. Aidoo ocupó su lugar con un sólido desempeño que vuelve a situarlo en la pelea por un puesto. Queda por ver si entra en el once y por quién.