Eduardo, el Chacho, Coudet ha excluido a Emre Mor de la convocatoria para el último partido de la temporada ante el Betis, a pesar de haber recibido el alta médica a comienzos de semana. La decisión del técnico de prescindir del atacante turcodanés después de más de tres alejado de los terrenos de juego por causa de una pubalgia no sería del todo inusual, de no ser porque el Chacho ha incluido en la lista a varios futbolistas del filial y a todos los jugadores del plantel que se encuentran lesionados con la idea de hacer piña en esta última cita del curso.

Con su exclusión de la convocatoria, el entrenador del Celta lanza a Mor el inequívoco mensaje de que ha jugado su último partido con este equipo, es decir que el turcodanés pasa al sector marginal del plantel que desde comienzos de temporada ocupan David Costas y Jorge Sáenz.

Aunque a Emre Mor le resta un año de contrato con el Celta, se da por descontada su marcha del equipo este verano. Después de cuatro años de decepcionante rendimiento, constantes faltas de disciplina y actitud nada comprometida, el técnico ha dejado perfectamente claro que el jugador no entra en sus planes de futuro. Tampoco en los del Celta, que ya había decidido, como deslizó recientemente el presidente Carlos Mouriño, su intención de darle salida en la próxima ventana de fichajes. El club confía en colocarlo en un mercado a la baja, aunque el pobre rendimiento de Mor en estos años en el Celta ha desplomado su valor y su alto sueldo complica su salida del equipo.