Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una resolución histórica

La decisión de Competición de quitarle la roja a Rubén abre un nuevo camino ya que es la primera vez que el Comité desdice a dos árbitros que decidieron tras apoyarse en el vídeo

Rubén sale del campo expulsado en Mestalla. |  //  LOF

Rubén sale del campo expulsado en Mestalla. | // LOF

No imaginaba Rubén Blanco cuando con resignación vio la tarjeta roja en Mestalla que esa jugada iba a suponer un acontecimiento en la relación del VAR con el Comité de Competición. Por primera vez desde que se ha instaurado el vídeoarbitraje una decisión tomada en el campo por dos árbitros ha sido revocada por Competición.

El sistema, hasta el momento, tenía poca discusión. El VAR entra en jugadas decisivas como los penaltis, la validez o no de un gol y las expulsiones. Las dos primeras acciones ya no tienen cabida para el Comité de Competición que no puede entrar a juzgar acciones que ya subieron (o no) al marcador. Otro caso son las expulsiones, donde a los clubes aún les cabe la posibilidad del recurso para evitar en caso de error la sanción a su futbolista. Lo que ocurre es que hasta el momento y con la posibilidad de que dos árbitros consulten el vídeo no se había producido ningún caso “rebatible”. El VAR siempre ofrecía un instante, un plano, un contacto que justificaba la decisión. El aval de los dos árbitros corroborando la resolución era demasiado grande como para pelear contra él. Ante esta circunstancia Competición se había quedado para los recursos que tenían como objeto retirar alguna de las tarjetas amarillas que mostraban los árbitros. Poco más.

Pero la resolución del miércoles ha llegado para cambiar las cosas. Competición explica en su comunicado que “constituye un criterio reiterado de este Comité que la apreciación de un error material manifiesto en el acta arbitral exige la aportación de elementos de prueba que de forma inequívoca, más allá de toda duda razonable, acredite bien la inexistencia del hecho reflejado en el acta o bien su patente arbitrariedad”. Según ellos los vídeos aportados por el Celta prueban que no existe ese “contacto inequívoco” y que por ese motivo dejan sin efecto la roja a Rubén Blanco. Es cierto que Competición basa la decisión en las pruebas que aportó el Celta que, lógicamente, entregó las tomas que dejan más evidencia a los árbitros y omitió aquella a la que podrían agarrarse González González (árbitro del VAR) y Pizarro Gómez (árbitro de campo) para tomar esa decisión. Algunos analistas ven en esto un peligroso precedente para el futuro aunque en el caso que nos ocupa supone una bofetada a la decisión que tomaron en Mestalla los colegiados. Por primera vez el Comité de Competición les dice que han tomado una decisión sin evidencias de que haya sucedido lo que el árbitro describió en el acta.

Resolución del Comité de Competición. FDV

Curiosamente esta semana ambos colegiados estarán en el VAR. Ninguno de ellos dirigirá en el campo, lo que implica una ligera reprimenda por parte del Comité Técnico de Árbitros. La “nevera” como tal ha pasado a mejor vida porque en España hay veinte árbitros en la máxima categoría. Cada semana diez están en el campo y los otros diez en el VAR. Prescindir de alguno de ellos es complejo para las designaciones porque todos tienen que estar ocupados. La presencia de ambos en Las Rozas (a González González le correspondía volver a los campos) supone que la constatación del grave error también ha llegado al Comité que coordina a los colegiados en España.

Compartir el artículo

stats