Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Celta pelea la expulsión de Rubén

El club recurre ante Competición, con imágenes de la acción del portero con Maxi Gómez, para que se le anule una tarjeta roja que acarrea suspensión - Villar se prepara para regresar al once tras cuatro meses

Iván Villar, durante el entrenamiento que el Celta realizó ayer en la ciudad deportiva Afouteza.

Iván Villar, durante el entrenamiento que el Celta realizó ayer en la ciudad deportiva Afouteza. RCCV

La tercera expulsión de Rubén Blanco como portero del Celta volverá a ser recurrida por el club vigués, como lo fue la anterior del mosense en Las Palmas, hace tres años y medio en una jugada similar a la que protagonizó el sábado en Mestalla con su excompañero Maxi Gómez. El Celta presentó ayer un recurso ante el Comité de Competición de la Federación Española de Fútbol para intentar que se le anule la cartulina roja que le mostró el colegiado manchego Pizarro Gómez y que acarrea la suspensión por un partido.

Sin apenas opciones de que prospere la reclamación de los célticos, el equipo cuenta con Iván Villar para defender la portería el domingo que viene frente al Valladolid (Balaídos, 14 horas). El cangués se prepara para regresar al once titular cuatro meses después de su última actuación, contra el Levante (1-1).

Como dejó constancia en la crónica del partido contra el Valencia que el club difundió en su web, tomó la decisión de recurrir la expulsión de Rubén Blanco al considerar que no hubo contacto suficiente con el rival para que se fuese al suelo. Y aportará vídeos de la jugada en la que no queda clara la infracción que acabó con el guardameta céltico en los vestuarios a los 63 minutos del partido en Mestalla.

Pizarro Gómez reflejó en el acta del partido el motivo de su decisión, tras revisar la jugada en el monitor del estadio por recomendación del árbitro del VAR, González González: “Derribar a un adversario fuera de su área de penalti, impidiendo con ello una ocasión manifiesta de gol”, escribió el colegiado.

Tras el partido, el entrenador del Celta, Eduardo Coudet, dudó de que Rubén Blanco cometiese falta en la salida de su área para despejar con los pies el balón que controlaba Maxi Gómez: “Mi interpretación, que no quiere decir que sea real, es que no hay infracción. El delantero se va con el balón hacia afuera y llegaban dos defensores nuestros”.

Si el Comité de Competición sancionase al cancerbero céltico, el club vigués recurrirá ante Apelación. A esa segunda instancia llegó el Celta a mediados de octubre de 2017 para reclamar que le retirasen una cartulina amarilla a Rubén Blanco por su expulsión en Las Palmas, en el partido que Aspas anotó su primer triplete con el Celta y que Emre Mor se estrenó como goleador del equipo que entonces entrenaba Juan Carlos Unzué.

En aquella ocasión, el portero salió de su área y arrolló a Calleri, aunque despejó el balón que el delantero del equipo canario intentaba controlar. En la impugnación ante Competición también se aportaron imágenes de vídeo. Pero ninguna de las dos instancias aceptó los argumentos del Celta y su guardameta tuvo que cumplir un partido de sanción por la roja directa, segunda de su carrera profesional, que inició con 17 años en Valladolid. El 2 de enero de 2016, el mosense era expulsado por derribar en el área grande a Amrabat, delantero del Málaga, en La Rosaleda.

Las tres expulsiones de Rubén Blanco se han producido entre los minutos 52, la segunda, y 64, la primera. El sábado ocurrió en el minuto 63 y obligó a Coudet a retirar a Ferreyra para que entrase Iván Villar.

El futbolista de Aldán de 23 años regresaba a la competición después de perder la titularidad en la octava jornada de la actual temporada. Hasta entonces, había disputado 12 partidos con el primer equipo celeste, con el que debutó el 14 de mayo de 2017 en un Alavés-Celta (3-1). El curso pasado, Villar disputó los cuatro últimos partidos del campeonato ante las lesiones de Rubén Blanco y de Sergio Álvarez, bajo cuya sombra ha estado desde que subió al primer equipo en el verano de 2017, antes de marcharse cedido un año al Levante. El domingo, si no prospera el recurso contra la tarjeta roja a Rubén, dispondrá de una nueva oportunidad de seguir mejorando su media de 1,5 goles por partido en este curso, una décima más que la de su compañero.

En busca de un recambio para Nolito

Coudet tampoco podrá contar con el once titular para la visita a Balaídos del Valladolid, en un partido clave para que los célticos amplíen la diferencia de ocho puntos que ahora mantienen con los puestos de descenso, en los que se encuentra inmerso el conjunto castellano. A la posible baja de Rubén Blanco, pendiente del recurso del club ante Competición, el técnico argentino tendrá que hacer frente también a la de Nolito, otro de los fijos en la alineación y que completó el ciclo de tarjetas.

La ausencia del gaditano tal vez la solvente Coudet cambiando de banda a Brais Méndez, que regresa a la competición, junto a Iago Aspas, después de que ambos cumpliesen un partido de sanción en Mestalla por acumulación de cartulinas amarillas. Que Brais Méndez juegue en el costado izquierdo no es novedoso con Coudet desde la incorporación a la plantilla del argentino Augusto Solari. El preparador técnico considera que su compatriota se acomoda mejor al perfil derecho del ataque céltico.

La ausencia de Nolito llevaría en este caso a que Coudet renunciase a situar a sus dos volantes a pie cambiado: el zurdo Brais Méndez se movería por la izquierda; el diestro Solari, por la derecha. Con Aspas y Brais Méndez, el Celta recupera a sus dos máximos goleadores (9 y 5 goles, respectivamente) en un compromiso de vital importancia para mantenerse en la zona tranquila de la clasificación y dejar medio resuelta la permanencia a falta de trece jornadas para el cierre del curso.

Compartir el artículo

stats