Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Problemas de planificación y planteamiento inadecuado

Roberto Trashorras y Moncho Carnero analizan algunas de las deficiencias que lastran al Celta

Óscar García en un entrenamiento en Balaídos.

Óscar García en un entrenamiento en Balaídos. R. Grobas

Los analistas difieren, con matices, en el diagnóstico sobre las causas de los problemas de una plantilla armada con expectativas mucho más elevadas de lo que se ha visto en el terreno de juego. Moncho Carnero, comentarista en la Radio Galega, carga las tintas sobre las deficiencias de planificación del nuevo curso, mientras que Roberto Trashorras, analista en la Cadena Ser y Movistar, subraya la falta de adecuación del planteamiento y el estilo de juego a las características de los futbolistas de mayor talento del plantel.

“El principal problema es que el Celta no domina ninguna de las áreas. Ni defiende ni ataca bien. Lleva 14 goles en contra y solo ha marcado 5. Cuando un equipo no marca y le meten algo se está haciendo mal y es labor del entrenador corregirlo con el trabajo”, señala Carnero, que advierte claros defectos de planificación deportiva. “Es un equipo que no está bien estructurado. Tiene demasiados jugadores de las mismas características”, observa. Y concluye: “El Celta tiene peor plantilla que la pasada temporada. Se ha ido Rafinha, se ha ido Bradaric, se ha ido Smolov, incluso el Toro y no se hicieron fichajes, así que nos vemos en una situación con menos potencial que el año pasado”.

El que fue segundo entrenador del Celta durante más de una década echa especialmente de menos la contratación de un delantero centro. “Un tema para mí fundamental es el de nueve que libere un poco a Iago Aspas del trabajo en el área y le permita hacer su juego llegando desde un poco más atrás, donde es mucho más peligroso”, explica.

Moncho Carnero admite que la gestión de Óscar García no le acaba de convencer, pero no cree que el técnico sea el principal responsable de los males del Celta. “Creo que Iago Aspas estuvo muy acertado después del partido contra la Real Sociedad. El entrenador tiene su parte culpa porque es el máximo responsable y el encargado de hacer funcionar el equipo, pero no podemos olvidar que se ha ido gente con la que contaba y que la directiva no ha hecho bien su trabajo a la hora de reforzar el equipo”, señala. “El presidente dijo incluso que se iban hacer una serie de fichajes y no le trajeron prácticamente nada. Me da la impresión de que sobran jugadores en algunas posiciones y faltan en otras”, detalla.

El conflicto con Hugo Mallo tampoco le ha ayudado y ha explotado en el peor momento posible, según Carnero. “Algo gordo ha tenido que pasar porque este tipo de decisiones no se toman a la ligera. No dudo de las razones que haya podido tener, pero creo que se equivoca en el momento que lo hace. Es complicado soltar esta bomba a dos días de un partido muy importante, como era el de la Real”, opina Carnero.

Roberto Trashorras incide en otro aspecto. “Llama la atención que un equipo con esa plantilla y ese talento de medio campo en adelante esté sufriendo tanto. Imagino que todos los problemas deportivos que están pasando no ayudan y todo se junta”, reflexiona el comentarista lucense, que apunta:“Ha dado una sensación de mucha debilidad. Creo que su principal problema es que tiene unos jugadores para jugar de una forma y está jugando de otra. No puede ser que un equipo con gente como Nolito, Denis o Aspas se dedique a esperar al rival incrustado en su propia área”.

Trashorras opina que el Celta debe adecuar el estilo de juego para sacar el mayor partido de sus futbolistas con mayor talento., como hace la Real Sociedad. “No puede ser que el Celta renuncie de esta forma a la pelota o que Iago o Denis se pasen 85 minutos corriendo detrás del balón. Estos jugadores viven de tener el balón”, subraya. “El Celta no tiene un plan. Ni el esquema ni el planteamiento se han adecuado a explotar el potencial de sus mejores jugadores y luego está el problema de que también es un equipo endeble defensivamente, que tiene fallos individuales y comete muchos errores de concentración, pero para mí el principal problema es de planteamiento”.

Roberto Trashorras percibe otra carencia: la falta de un centrocampista que organice el juego. “Más que un delantero, que también, al Celta le hace falta un organizador del juego. Necesitas un tipo capaz de llevar el ritmo del partido y de nutrir de balones a la gente de arriba para llevar el partido adonde te interesa, es decir, al campo contrario donde Iago reciba balones o gente como Denis, Brais y Nolito se encuentren cómodos”, diagnostica.

Compartir el artículo

stats