El berberecho aprendió a subsistir

La comunidad científica explica cómo el bivalvo se hizo fuerte ante la Marteilia

El investigador Antonio Villalba explicando el trabajo realizado con el berberecho y la Marteilia. |   //  I. ABELLA

El investigador Antonio Villalba explicando el trabajo realizado con el berberecho y la Marteilia. | // I. ABELLA / Manuel Méndez

Manuel Méndez

Manuel Méndez

La Consellería do Mar presume del trabajo científico realizado para hacer frente a la infección por el protozoo Marteilia cochillia, una plaga que apareció en escena hace más de una década y destruyó por completo las poblaciones de berberecho existentes en bancos tan importantes como Lombos do Ulla, en la ría de Arousa, antes de alcanzar las de Pontevedra y Vigo.

Razón por la cual, desde 2012 el Instituto Tecnológico para el Control del Medio Marino de Galicia (Intecmar), el Centro de Investigaciones Marinas (CIMA) y otros organismos e instituciones públicos y privados, toman muestras, estudian la evolución de la plaga, hacen un seguimiento de las poblaciones salvajes de berberecho y despliegan todo tipo de acciones tendentes a frenar la transmisión del parásito causante de la marteiliosis en los moluscos bivalvos.

La Teoría de la Evolución y el cruce de estirpes explican el resurgir del berberecho

Algunos de los asistentes a la charla. / Iñaki Abella

Robo de ejemplares

Esta intensa labor, que continúa en la actualidad y seguirá en el futuro, supuso la búsqueda de estirpes resistentes a la Marteilia; un ambicioso proyecto sometido a enormes dificultades, sobre todo cuando los ladrones se llevaron miles de berberechos que estaban siendo objeto de estudio en el CIMA, dando así al traste con buena parte de los avances científicos experimentados.

A pesar de todo, este proyecto impulsado desde el departamento que dirigía Rosa Quintana, ahora liderado por el conselleiro Alfonso Villares, sigue adelante con paso firme y enormes expectativas.

Charla informativa

De ahí que Mar presuma de ese trabajo y muestre los avances a mariscadores, biólogos de las cofradías y demás representantes del sector, como hizo ayer en la sede del CIMA, en Corón (Vilanova).

Fue en esas instalaciones donde dio a conocer los distintos proyectos elaborados en este ámbito y las primeras conclusiones de la acción de investigación conocida como Resmart (Resistencia del Berberecho a la Marteiliosis).

Un proyecto que finaliza este mismo año y pasa por confirmar la hipótesis de que la resistencia a la marteiliosis aumentó en la ría de Arousa por selección natural.

Investigadores y representantes del sector, en la reunión informativa ofrecida ayer en el CIMA de Corón (Vilanova). |   //  IÑAKI ABELLA

Investigadores y representantes del sector, en la reunión informativa ofrecida ayer en el CIMA de Corón (Vilanova). | // IÑAKI ABELLA / Manuel Méndez

Dicho de otro modo, que las investigaciones llevadas a cabo en la última década confirman que el berberecho se ha hecho fuerte frente a la plaga. Al igual que se ha constatado que la selección genética en laboratorio, mediante el cruce de diferentes estirpes, ha permitido mejorar la resistencia del berberechos a dicho parásito.

Ha sabido evolucionar

Dicho de otro modo, que en este foro se expusieron los diferentes mecanismos de resistencia del berberecho frente al parásito, haciendo hincapié en que la especie ha sabido evolucionar para hacerse más resistente a la plaga.

Y respecto a la búsqueda de estirpes más resistentes mediante la selección genética en criadero, la Xunta abundó ayer en los óptimos resultados obtenidos por los investigadores del CIMA desde 2014, cuando se puso en marcha ese plan consistente en cruzar berberechos de forma controlada en el criadero de que disponen en Corón.

2021

Constatar que, efectivamente, los descendientes de esos berberechos pueden soportar mejor esta enfermedad, fue la base del nacimiento, en 2021, de la acción de investigación Resmart, financiada por la propia Consellería do Mar y desarrollada por investigadores de las Áreas de Patología, Recursos Marinos y de Acuicultura del CIMA.

Su objetivo no es solo, como se apuntaba anteriormente, confirmar que el berberecho se ha hecho más fuerte, sino también, conseguir una tercera generación de berberecho, mediante el programa de cruces controlados, para determinar si su capacidad de resistencia a la enfermedad es mayor o menor que la resultante de la selección natural del propio berberecho.

Identificar proteínas

Al igual que se quiere identificar las proteínas que favorecen su fortaleza frente a la Marteilia y “determinar si los marcadores de resistencia que se encontraron asociados a la selección natural también aparecen en los berberechos resistentes del programa de cruces controlados”, explican en Mar.

Donde consideran, por cierto, que este tipo de acciones son ejemplo “de los buenos resultados que se consiguen al estrechar lazos de colaboración entre el sector marítimo-pesquero gallego y los organismos científicos”.

Y tanto la directora xeral de Desenvolvemento Pesqueiro, Susana Rodríguez, como el director del CIMA, Carlos Gabín, se ocuparon de incidir en todo ello durante el actos desplegados ayer en Corón, donde también se habló una guía con recomendaciones para la recuperación de bancos marisqueros afectados por la Marteilia.

[object Object]

El estudio y seguimiento epidemiológico del berberecho realizado desde 2012 por los investigadores de los centros adscritos a la Xunta de Galicia, permitió constatar que la Marteilia atacó al berberecho con inusual virulencia hasta 2016, provocando la extinción de cada nueva generación de esta especie.

Fue a partir de entonces cuando se observó un cambio en el comportamiento del berberecho, que se hizo resistente al parásito y empezó a aumentar sus reclutamientos, dando como resultado una mayor supervivencia de la especie frente a una Marteilia que el bivalvo superó de una manera totalmente natural desde 2019.

Así lo destacan en la Consellería do Mar, donde, a pesar de todo, se mantuvo y acentuó la línea de investigación del CIMA en esta misma dirección, tanto en solitario como formando parte de proyectos coparticipados por el Centro Tecnológico del Mar-Fundación Cetmar, la Estación de Ciencias Marinas de Toralla, cofradías de pescadores como Cambados y Vilanova y la empresa Hydrosphere S.L.

De este modo quedó patente que “el parásito seguía estando presente en la ría con la misma virulencia”, lo cual permite concluir que la resistencia a la marteiliosis por parte de los berberechos reclutados en el interior de la ría de Arousa ha ido en aumento por un proceso de selección natural.

Un avance evolutivo que, a juicio de los investigadores del grupo Acuigen (Área de Genética de la Universidade de Santiago de Compostela), “tiene una base genética”, como lo atestiguan los marcadores moleculares de la resistencia a la marteiliosis que han podido ser identificados.