O Grove resuelve la anarquía de las terrazas con una ordenanza

Cacabelos se compromete a incluir las sugerencias razonables de los hosteleros y vecinos en el documento /El edil considera que la regulación de estos espacios es fundamental

Una céntrica terraza en O Grove. |   // FDV

Una céntrica terraza en O Grove. | // FDV / REDACCIÓN

R.A.

La ordenanza municipal de terrazas de O Grove ha superado el primer trámite de aprobación provisional con el respaldo de todos los partidos salvo la abstención de los dos ediles del Bloque Nacionalista Galego (BNG).

El alcalde José Antonio Cacabelos valoró el respaldo casi general pues conllevará una regulación de espacios públicos sobre una de las actividades que han encontrado su apogeo en todas las ciudades y pueblos, con lo que ello supone para el sector turístico en términos económicos.

La aprobación de la ordenanza significará especialmente poner fin a la anarquía que se observa en muchos espacios y buscar el equilibrio entre el servicio que se presta y los derechos de todos los ciudadanos a disfrutar de estos espacios públicos.

Cacabelos expone que el propósito es hacer una regulación para que esta actividad se adapte “a la fisonomía de la localidad y a la situación de cada una de las calles de O Grove, pues hay diferencias entre unas y otras”. Explica que en O Grove existen calles muy estrechas que no soportarían este tipo de negocios o sin aceras, y, por el contrario existen locales que cuentan con aceras anchas y plazas en las que no se genera trastornos ni estorbos.

Eso es lo que precisamente han estado estudiando en las últimas semanas “todos los grupos políticos”; de ahí que el alcalde se muestre sorprendido por la postura de última hora expresada por los nacionalistas con la abstención.

Recuerda el regidor, por otra parte, que en estos momentos la Ordenanza se expone al público como un modo de dar la palabra a los hosteleros y a los vecinos para que puedan presentar sus propuestas o alegaciones al documento, tras cuyo estudio volverá a abordarse por todos los grupos políticos con el fin de volver a aprobar la ordenanza de forma definitiva en otro pleno.

Un fenómeno en auge

“El fenómeno de las terrazas se ha impuesto en todas las localidades”, explica Cacabelos que subraya que se trata de uno de los principales “atractivos turísticos que generan una actividad económica muy importante sobre todo para el gremio de la hostelería local”.

Pero a juicio del regidor, este bum no puede suponer un recorte de derechos para los ciudadanos. “Hay que lograr una conciliación de intereses, tienen que convivir los intereses turísticos y hosteleros con los de los vecinos”, expone.

En este sentido, agrega, que en O Grove, “no todos los bares cumplen los requisitos antes mencionados para abrir una terraza”, a la vez que señala que es necesario conseguir espacios que tengan armonía en su conjunto. “Se trata de adaptar los espacios y las terrazas a las características de cada calle”, expone el regidor.

Beneficio general

Cacabelos también subraya que la medida en absoluto busca un conflicto con los hosteleros sino que, por el contrario, busca que salgan beneficiados con la aplicación de unas normas que ya rigen en otras muchas ciudades desde hace años, casi décadas.

“Lo que se plantea es mejorar la gestión y que la medida sea eficaz y positiva a la hora de llevar a cabo esta actividad”, subraya.

El alcalde subraya que en absoluto quieren poner un freno a “una actividad en auge”, pues resalta especialmente que O Grove vive en gran parte del tirón turístico que supone la restauración.

El éxito de consumir en la calle

Desde la pandemia, la ocupación de mesas exteriores de los establecimientos hosteleros se ha impuesto de forma categórica, máxime cuando durante meses las autoridades sanitarias llegaron a autorizar exclusivamente el uso de estos espacios abiertos para poder disfrutar de una consumición a solas o en compañía.

Ese hábito ha llegado para quedarse en todas las ciudades, lo que ha supuesto una multiplicación de mesas y sillas en zonas reservadas antes a los caminantes.

Suscríbete para seguir leyendo