Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

A Toxa: "Aparcamos todos o ninguno"

Reclaman la utilización de una parcela para poder estacionar

Embotellamientos en la calle Condesa 2. FDV

La isla grovense de A Toxa sufre este verano importantes problemas viarios que se concretan en no pocas dificultades para encontrar aparcamiento, la invasión de zonas verdes por parte de algunos vehículos, atascos y otras situaciones que, a la postre, derivan en la imposición de sanciones por parte de la Policía Local.

Ya se había explicado en FARO DE VIGO que se están produciendo importantes complicaciones, sobre todo en el momento de encontrar estacionamiento, lo que suele derivar en situaciones caóticas para la circulación rodada a la altura de los centros comerciales La Aldea y O Redondo.

La parcela de la discordia vista desde la calle Condesa 2, con el chiringuito O Quinto Pino, los coches y la zona de playa. | // FDV FDV

También en la parcela situada justo a la izquierda del puente que entra en el territorio insular, donde se sitúa el conocido chiringuito O Quinto Pino.

Ese pinar suele estar repleto de turismos cuyos ocupantes acuden tanto al citado chiringuito como a la playa urbana allí existente.

Al igual que lo usan para estacionar muchos de los que se dirigen al Monte Central Xaquín Álvarez Corbacho, situado justo al otro lado de la calzada y donde se ubica la parcela de los burros "fariñeiros", además de atractivos turísticos como la Aldea Grobit y su parque infantil.

El pinar objeto de polémica. FDV

Lo que sucede es que está prohibido estacionar en ese espacio forestal pegado al puente, de tal forma que solo pueden hacerlo los vigilantes de la cofradía de pescadores San Martiño y los mariscadores que acuden al lugar para trabajar en los bancos de A Vía, cuando está la marea baja.

El problema que se está registrando y parece ir en aumento, según denuncian numerosos usuarios, es que “la policía está multando a los vehículos particulares que ocupan ese pinar por las tardes, cuando está la marea llena y la gente quiere ir a la playa”.

A raíz de esas sanciones “son muchos los que, cuando regresan al lugar, deciden evitar el acceso a ese pinar y optan por estacionar en la carretera”, que se corresponde con la conocida calle Condesa 2 y carece de arcén.

Al hacerlo de este modo los vehículos ocupan uno de los carriles de circulación, de ahí que cuando la afluencia es notable se produzcan importantes embotellamientos, puesto que el vial carece de espacio suficiente para que pasen con comodidad dos vehículos que avancen a la vez en sentido opuesto si resulta que uno de los carriles está ocupado por coches estacionados.

La playa a la que se accede desde la parcela. FdV

La consecuencia es la aludida situación caótica, que es incluso mayor, si cabe, cuando por la calle repleta de coches aparcados y circulando también tratan de avanzar las bicicletas de cuatro ruedas que son tan populares en la isla y el tren turístico que la recorre con frecuencia.

Es por todo ello que los vecinos demandan “que se deje estacionar a todos en ese pinar o no se deje a nadie, puesto que si se permite que lo hagan los mariscadores también deben poder hacerlo los demás, sobre todo porque puede compatibilizarse perfectamente el uso de la parcela para permitir su ocupación de forma ordenada”.

En este sentido, algunos usuarios apuntan que “los socios de la cofradía que trabajan en marisqueo a pie y usan esa parcela para dejar sus coches e ir andando al banco marisquero de A Vía lo hacen cuando hay bajamar, y cuando eso sucede la gente no suele ir a bañarse porque la playa ya no es tan atractiva”.

El pinar visto desde el puente de A Toxa.

Calendario

Lo que proponen es que “se organice una especie de calendario en función de las mareas o un sistema de aparcamiento similar al de las zonas de carga y descarga, para que los ciudadanos que quieren ir a la playa puedan aparcar en ese terreno que rodea al chiringuito cuando no se registre actividad marisquera”.

Un joven cruza en patinete la calle Condesa 2, con vehículos estacionados en uno de los carriles y otros coches y el tren turístico circulando en sentido opuesto y tratando de pasar también. | // FDV FDV

A mayores, esgrimen que “si el pinar está protegido, y por eso prohiben aparcar, tiene que estarlo para todos, y por tanto, tampoco deberían dejar estacionar a los mariscadores; sin embargo, no corre riesgo alguno, por eso deben dejar aparcar a cualquiera”.

De lo contrario, coinciden en apuntar todos los denunciantes de esta situación, “se seguirá produciendo un caos viario cada día, y sobre todo durante el fin de semana, que perjudica notablemente la imagen de A Toxa e incluso a los negocios asentados en la isla, tanto en esa parcela como en la que ocupa el centro de artesanía O Redondo y en el centro comercial La Aldea”.

Compartir el artículo

stats