Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ocho meses de obras para cambiar la avenida Castelao

El lunes comienzan unas obras en las que se van a invertir 1,2 millones de euros para mejorar la movilidad de los peatones

Primer tramo de la avenida Castelao, donde darán comienzo las obras de remodelación. Iñaki Abella

Es una de las obras más importantes que va a afrontar A Illa en los próximos meses, la transformación integral de la avenida de Castelao con el objetivo de mejorar la convivencia entre peatones. Estas obras comenzarán el próximo lunes y se extenderán durante los ocho próximo meses, plazo previsto para su ejecución. La misma está prevista en tres diferentes fases, dos de ellas relativamente sencillas, mientras que la tercera tiene mayores complicaciones por la estrechez del tramo.

La primera zona de actuación será entre la segunda travesía do Cantiño y el estacionamiento disuasorio que existe en la avenida de Castelao. Toda esa zona quedará cortada al tráfico, excepto para residentes, aunque se podrá acceder desde Congostra do Rico al estacionamiento disuasorio. El segundo tramo que se ejecutará será desde el cruce de Ramón Cabanillas hasta la intersección con la avenida de A Ponte. El último tramo será el correspondiente a la tercera travesía do Cantiño, un callejón que conduce al paseo marítimo y sobre el que también se va a actuar, al tratarse de la zona central de la avenida de Castelao.

Desde el Concello de A Illa pedían disculpas por las molestias que van a poder causar a los vecinos, pero se reafirmaban en una obra que “va a suponer una importante transformación para uno de los puntos más importantes de la malla urbana del municipio”.

La obra en cuestión supondrá un desembolso de 1,2 millones de euros, de los que el 70% serán asumidos por la Diputación de Pontevedra, mientras el resto deberá abonarlos el Concello de A Illa.

Más peatones y menos vehículos. Ese es el espíritu con el que se ha redactado el proyecto de remodelación de la avenida de Castelao, un estudio que va a permitir que los peatones ganen la partida en una de las calles que vertebra el casco urbano del municipio. De hecho, la intención es acabar con la imagen actual, donde las aceras son demasiado estrechas para los peatones, y que sean estos los que ganen la partida a los vehículos, que deberán circular a menos de treinta kilómetros hora.

Además de ampliar el espacio para los peatones, también se va a reducir el número de estacionamientos y se instalará mobiliario urbano para que los vecinos puedan disfrutar de este espacio. Otra de las grandes novedades es que el vial va a pasar de tener doble sentido de la circulación a tener uno solo, de salida hacia la avenida da Ponte. A la presentación del proyecto, acudió en su día la presidenta de la Diputación, Carmela Silva, que comparó el diseño de la misma con las obras acometidas en la calle Loureiro Crespo de Pontevedra, un espacio que, en sus propias palabras, “revivió gracias a esa actuación, con la apertura de un buen número de establecimientos comerciales que aprovecharon la transformación realizada”.

Compartir el artículo

stats