Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Xunta mantiene su compromiso de ofrecer internet a todos los estudiantes gallegos

Una madre arousana denunció que su hija solo puede trabajar con “wifi”

Un estudiante trabaja con una pizarra digital VICTOR ECHAVE

La Xunta de Galicia ha manifestado que se garantizará a los centros educativos que puedan seguir proporcionando a sus alumnos en riesgo de exclusión social equipos informáticos y conexiones a internet con los que poder trabajar en las aulas y en casa. El departamento autonómico remitió a media tarde de ayer un comunicado en el que reitera su compromiso por evitar la brecha digital, después de que una madre arousana denunciara que su hija de 12 años se ha quedado sin conexión a internet, por lo que tiene que acudir a edificios públicos o a casa de familiares para poder hacer los deberes.

En su escrito, la Xunta se compromete a mantener las actuaciones que se pusieron en marcha durante la pandemia dentro del protocolo “Fenda dixital”, para garantizar que todos los alumnos en riesgo de exclusión social pudiesen disponer de un ordenador y de una conexión a internet. Así, en 2020 se repartieron con carácter de urgencia 3.500 portátiles y kits de conexión a internet.

Posteriormente, el gobierno gallego puso a disposición de los centros educativos otros 14.500 ordenadores con un kit de conexión de seis meses, correspondientes al programa “Educa en dixital”, proporcionados por Red.es, en una actuación cofinanciada por el gobierno y las administraciones autonómicas.

La Xunta defiende que, “Galicia fue de las primeras comunidades en firmar el convenio de Red.es y, por lo tanto, de adherirse a la iniciativa estatal para dar respuesta a las necesidades de las familias más vulnerables”.

La pandemia de COVID aceleró la digitalización del sistema educativo gallego, ya fuese como complemento para la adquisición de los conocimientos o como herramienta para que los alumnos pudiesen seguir trabajando durante los periodos de confinamiento. Ahora, la Xunta también ofrece estos equipos a los niños refugiados procedentes de Ucrania.

Compartir el artículo

stats