Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La transformación de O Freixo: de un angosto camino a un nuevo acceso rodado a Vilaxoán

El alcalde, varios ediles de su gobierno, Santos Héctor y vecinos acudieron ayer a O Freixo. Iñaki Abella

Un estrecho camino en el que apenas cabía un coche se ha convertido en un nuevo acceso rodado a Vilaxoán. Se trata de la rúa de O Freixo, la cual ha sufrido una profunda transformación gracias a la colaboración del Concello de Vilagarcía y la Diputación de Pontevedra, que ha financiado la obra con 104.000 euros. Previamente el Ayuntamiento compró una franja de terreno a Coinba por 15.000 euros para poder ensanchar la calle y responder así a una vieja demanda vecinal.

Así era la rúa O Freixo antes de ensancharse y humanizarse. Iñaki Abella

El principal problema era la elevada frecuencia con la que se inundaba el camino. “Cada vez que llovía los vecinos no podían salir de casa sin botas de agua”, comenta el alcalde, Alberto Varela, que ayer acudió a O Freixo para supervisar el resultado de la actuación acompañado de varios concejales de su gobierno, del diputado provincial Santos Héctor y de representantes de la asociación vecinal de Vilaxoán.

Cada vez que llovía los vecinos no podían salir de casa sin botas de agua

Alberto Varela - Alcalde de Vilagarcía

decoration

Para erradicar las inundaciones, se renovaron por completo las canalizaciones de saneamiento y abastecimiento. También se ha mejorado la seguridad vial con anchas aceras de hormigón (antes no existían), un carril bici y uno para el tráfico rodado de dirección única en sentido descendente, hacia la playa de O Preguntoiro. La humanización se completa con nuevas luminarias led y un badén en el tramo final de la calle para reducir la velocidad de los vehículos.

Bancos y papeleras

Al haber ensanchado el vial, algunos coches circulan a velocidades excesivas, por lo que el Concello colocará un segundo badén, pero ya fuera del ámbito de actuación de la obra, para que los coches empiecen a frenar más arriba. Además, Varela anunció que se encargará mobiliario urbano, como bancos y papeleras.

El regidor socialista destacó la gran transformación que ha experimentado O Freixo, pues “solo hay que ver la foto del antes y el después”. “Era un pequeño camino en el que cabía un coche escaso y ahora es una calle digna con un ancho suficiente, con mejoras de seguridad vial y le hemos dado a este entorno el aspecto que merece”.

Varela: "Era un pequeño camino en el que cabía un coche escaso y ahora es una calle digna con un ancho suficiente, con mejoras de seguridad vial y le hemos dado a este entorno el aspecto que merece"

decoration

Alberto Varela no desaprovechó la presencia de los directivos vecinales para defender la apuesta de su gobierno por Vilaxoán. Recordó la construcción de la escuela infantil (también con fondos provinciales), el paseo marítimo de Canelas, la humanización de Vázquez Leis o la reforma del centro sociocultural, que “no va todo lo rápido que nos gustaría pero la situación está completamente desbloqueada”, garantizó el primer edil. La siguiente obra en Vilaxoán será la rehabilitación de la calle Sobrán, que comenzará en breve.

Santos Héctor: “Se ha cambiado el saneamiento y abastecimiento”

El diputado provincial Santos Héctor se confesó “un enamorado del hormigón impreso” como el que luce en las nuevas aceras de la calle O Freixo. Se mostró satisfecho “de poder compartir esta visita a esta importantísima obra”, intentando echar por tierra la postura de que las administraciones no dedican el mismo esfuerzo económico al rural que a los cascos urbanos. “Ya vine a varias obras en Vilagarcía”, comentó Héctor.

En este sentido, el alcalde Alberto Varela aludió a la dotación de saneamiento a un núcleo de viviendas en Pedramogueira, en Galáns, una histórica demanda vecinal que fue atendida con fondos de la Diputación. En el caso de O Freixo, también “se ha cambiado en su totalidad el saneamiento y abastecimiento”, concluyó el diputado.

Los vecinos: “Esto es progreso, es lo que le hace falta al pueblo”

En representación de la asociación de vecinos de Vilaxoán (actualmente en funcionamiento con una gestora) acudieron Juan José Outes y Joaquín Santamaría, conocido como Quinote. Los directivos vecinales agradecieron tanto al Concello como a la Diputación la inversión en Vilaxoán. “Esto era una corredoira por la que casi era imposible pasar y ahora es una entrada más para acceder a Vilaxoán”, se congratuló Quinote. “Esto es progreso, es lo que le hace falta al pueblo”, valoró.

Aunque varias de las demandas de Vilaxoán ya han sido atendidas, la asociación vecinal avanza que continuará solicitando mejoras al Concello.

Quienes no fueron invitados a la visita fueron los representantes de la plataforma Esperta Vilaxoán, más crítica con Ravella.

Compartir el artículo

stats