Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La vendimia desafía a la lluvia

La llegada de uva a las instalaciones de la cooperativa Martín Códax, ayer. Iñaki Abella

Las intensas precipitaciones registradas ayer consiguieron ralentizar la vendimia, pero sin mayores complicaciones. Es cierto que provocaron un parón en numerosos viñedos y bodegas, pero también lo es que la maquinaria puesta en marcha en la dos últimas semanas en ningún momento se detuvo del todo.

La recepción de uva en bodega, ayer. Iñaki Abella

Aunque fuera a un ritmo muy inferior al previsto, a lo largo de la jornada siguió llegando uva a los centros de recepción, tanto en establecimientos adscritos a la Denominación de Origen Rías Baixas como ajenos a esta marca diferenciada.

Unas descargas que se intensificaron por la tarde, cuando cesaron las lluvias, y se multiplicarán entre hoy y mañana.

La uva se encuentra en perfectas condiciones. Iñaki Abella

Y es que “la uva está en perfecta condiciones y estas lluvias ya no les afectan; lo único que consiguen es entorpecer o retrasar el proceso de recolección”, explicaban ayer en viñedos y bodegas como Martín Códax (Cambados), Bouza do Rey (Ribadumia) y Paco & Lola (Meaño).

Uno de los centros de recepción de uva que operaron ayer. Iñaki Abella

En este último caso detallaban que habían iniciado la campaña un par de días antes y que en ese periodo ya habían introducido en bodega 200.000 kilos de uva, elevándose a alrededor de ocho millones el total alcanzado en Rías Baixas.

“Estamos tranquilos porque la lluvia entorpece la recogida, pero no afecta a la calidad de la uva, por eso en los últimos días se desplegará la totalidad de la campaña”, sentencia Isidoro Serantes, el gerente de Bouza do Rei.

Compartir el artículo

stats