Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los bancos de “ouxas” se extienden por toda la ría para desesperación de los mariscadores

Imagen de archivo de dos pescadores deportivos con una “ouxa” capturada por ellos. | // IÑAKI ABELLA

La “ouxa” (Myliobatis aquila) lleva más de una década desesperando a los mariscadores de Arousa. Pero su población ha crecido tanto en los últimos años que ya se aprecian grandes bancos de esta raya en casi cualquier punto de la ría. Algunas cofradías se han cansado de ver como diezma sus bancos marisqueros, y se han dirigido a la Xunta de Galicia en busca de ayuda.

“Tenemos un problemón con las ‘ouxas’”, afirma el patrón mayor de Rianxo, Miguel Ángel Iglesias. “Hay manadas tan grandes que en algunas zonas no se ve ni el fondo del mar”, añade. Precisamente, las cofradías de Rianxo y Carril tuvieron recientemente una reunión en la secretería de Desenvolvemento Pesqueiro de la Consellería do Mar.

Expusieron el problema que la también llamada “águila de mar” está causando en las concesiones, y plantearon la posibilidad de controlarla mediante una pesquería selectiva (como hace O Grove con la “canaílla” y el “busano”), pero la respuesta de la Xunta no les satisfizo demasiado. “Dicen que la Unión Europea no permitiría un plan para eliminar la especie, pero que van a intentar hacer un estudio para conocer la población de ‘ouxas’”.

“Hubo días en que los buzos incluso tuvieron que salir del agua por lo grandes que eran los cardúmenes de 'ouxas' que se encontraron”

Juan José Rial Millán - Pâtrón mayor de A Illa

decoration

El “águila de mar” es un tipo de raya sin interés comercial, y que se expande con facilidad pues carece de depredadores naturales. Una de sus principales fuentes de alimentación son los bivalvos, de ahí que su presencia se asocie tradicionalmente a grandes mermas en la producción de almeja (sobre todo, de “babosa”), berberecho o navaja.

El libre marisqueo

Miguel Ángel Iglesias está convencido de que la “ouxa” está detrás de la decadencia de A Torre como playa de producción marisquera. Pero la presencia de esta raya no se sufre únicamente en la parte más interior de la ría. Vilaxoán y A Illa son otras dos cofradías donde está haciendo daño. También se ha detectado su presencia en O Bohído, uno de los principales bancos de libre marisqueo de toda Arousa.

El patrón mayor de esta última localidad, Juan José Rial Millán, afirmó ayer que, “este año estamos teniendo una incidencia muy grande de ‘ouxas’”, hasta el extremo de que se han detectado en O Bao, Camaxe, Conserrado, Canteira o Xastelas. “Hubo días en que los buzos incluso tuvieron que salir del agua por lo grandes que eran los cardúmenes que se encontraron”.

Y es que tener un incidente con una “ouxa” no es una broma. A finales de 2018, un pescador de A Illa terminó en el hospital después de que una raya lo golpease en un brazo con el aguijón que tiene en la cola. El hombre tardó varios meses en recuperarse y en volver al trabajo. Para Millán, sería bueno actuar de forma unida y coordinada, “porque las ‘ouxas’ son un problema común a todos”.

Pero asume que regular sus capturas será difícil, no solo por las trabas que pueda poner la administración europea, sino también por lo complejo que sería regular la captura de este pez sin que se produjesen capturas accidentales. Eso sí, Millán opina que habría que estudiar fórmulas para lograr el desplazamiento de las “ouxas” fuera de las aguas interiores de la ría.

“Nos dan ayudas todos los años para la compra de semilla, y al final lo que estamos haciendo es dándole de comer a las ‘ouxas’”

Miguel Ángel Iglesias - Patrón mayor de Rianxo

decoration

En todo caso, los patrones mayores opinan que demorar en exceso la toma de decisiones para combatir el “águila de mar” solo puede tener malas consecuencias para el sector. “Es una especie que va a seguir expandiéndose porque no tiene depredadores naturales”, sostiene Miguel Ángel Iglesias.

El patrón de Rianxo está de acuerdo con que se realicen estudios de carácter biológico antes de tomar decisiones drásticas, pero espera que ese trabajo no se dilate demasiado, “porque si no llegará tarde”.

Es más, Iglesias señala que si no se actúa, la propia Consellería do Mar está perdiendo dinero. “Nos dan ayudas todos los años para la compra de semilla, y al final lo que estamos haciendo es dándole de comer a las ‘ouxas’”, espetó.

Miguel Ángel Iglesias insiste en que los mariscadores no pueden quedarse de brazos cruzados, y lamenta que la Xunta no autorizase medidas de control alternativas, como la colocación de redes en las concesiones marisqueras, que Rianxo incorporó sin éxito a su Plan de Explotación.

El patrón mayor de Rianxo está muy preocupado porque si no se actúa, el “águila de mar” proseguirá su avance. “Ahora ya encuentras ‘ouxas’ pequeñas en el río”, afirma. Si se asentasen en ese hábitat serían unas pésimas noticias para los mariscadores, puesto que Os Lombos do Ulla ha sido históricamente la gran despensa del libre marisqueo arousano.

La lucha de O Grove contra la canaílla: la especie está controlada, pero erradicarla parece misión imposible

Algunos patrones mayores instan a la Xunta de Galicia a permitir el control de las “ouxas” del mismo modo que O Grove lucha desde hace años contra la “canaílla” y el “busano”, mediante planes técnicos y sistemáticos de eliminación de la especie. Planes que, además, son subvencionados por la Consellería do Mar. El patrón mayor de O Grove, Antonio Otero, afirma que el plan de control de la “canaílla” está dando buenos resultados.

O todo lo buenos que pueden ser cuando se trata de luchar contra una especie invasora con una fantástica capacidad de adaptación al nuevo medio. “Es muy difícil de combatirla, a pesar de que se extraen millones de unidades todos los años”. La “canaílla” (Bolinus brandaris) y el “busano” (Hexaplex trunculus) son dos moluscos de origen mediterráneo. Son similares a caracoles de mar y se cree que llegaron a Galicia en la década de los 80. En O Grove la combaten desde 2008. Al principio, la retiraban los propios pescadores y mariscadores cuando se encontraban con ella.

Pero a mediados de la década pasada, siendo ya patrón mayor Antonio Otero, se decidió cambiar de estrategia, y se contrató el trabajo con una empresa. Los submarinistas realizan la retirada entre finales de mayo y principios de junio, que es cuando estos moluscos realizan sus postas. De este modo, no se retirán ejemplares dispersos, sino agrupados en muchos individuos. Pero ni siquiera así se logra erradicar estas especies. El patrón mayor incluso da por hecho que ese objetivo podría ser inalcanzable. “Quizás no sea posible hacerla desaparecer, pero por lo menos se va controlando, no sigue aumentando”.

Especies invasoras llegadas hasta de Australia

Como sucede en tierra, la llegada de una especie exótica invasora a las aguas de la ría de Arousa no suele significar nada bueno, y no tarda mucho en alterar el hábitat, con las consecuencias económicas que esto tiene en una comarca como la de O Salnés, muy dependiente de la pesca y el marisqueo. En playas de A Illa como las de Xastelas y Arnelas se han detectado distintos animales depredadores de bivalvos comerciales, como la Ocinebrellus inortatus” (caracola del Pacífico) o la Crepipatella dilatata (una lapa de color rosado).

Otras especies exóticas detectadas en la ría y depredadoras de las almejas y los berberechos de explotación comercial son la Crepidula fornicata, una lapa originaria de Norteamérica que habría llegado a Galicia en la década de los 80 del siglo pasado, o el Xenostrobus securis, también conocido como “mejillón enano”, y procedente de Australia.

Se cree que algunas de estas especies llegaron a Galicia en los camiones que transportaban la cría de almeja o de ostra importada desde otros países para sembrar en la ría de Arousa, por lo que se urge a vigilar mucho estas transacciones y los medios de transporte empleados. La Consellería do Mar creó una aplicación web, Redogal, para que cualquier ciudadano pueda notificar en ella la aparición de alguna especie nueva o sospechosa. El objetivo es tener activa una red de alertas, lo que ayudaría a actuar rápido en caso de detectar algún habitante foráneo en la ría.

Compartir el artículo

stats