Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cambados restaura el retablo de la Virgen de las Angustias y el Ecce Homo

Manuel Rial, voluntario de la parroquia, y el sacerdote José Aldao, junto al retablo en el que se está actuando. |   // CEDIDA

Manuel Rial, voluntario de la parroquia, y el sacerdote José Aldao, junto al retablo en el que se está actuando. | // CEDIDA

La parroquia de Santa Mariña Dozo, en Cambados, y la Cofradía de la Virgen de As Angustias anunciaron ayer la restauración del retablo situado en una de las capillas laterales de la iglesia parroquial, en la cual se encuentran las imágenes de la Virgen y del Ecce Homo.

El retablo es de finales del siglo XVIII y se encontraba en un estado muy avanzado de deterioro, a consecuencia de la carcoma y otros agentes ambientales que dañan la madera. Desde la parroquia explican que la restauración se ha dividido en dos partes.

Una empresa especializada ya ha limpiado y desinfectado la composición

decoration

En la primera, se ha procedido a una limpieza y desinfección de la pieza religiosa, y a partir de septiembre se procederá con la restauración en sí de la imaginería, que va a acometer la empresa especializada Esteo, con sede en Cambados. La parroquia señala que será necesario desmontar la composición, pues está tan deteriorada que hay que trabajar con ella en el taller.

La restauración tiene un presupuesto de unos 17.000 euros, que serán asumidos a partes iguales por la parroquia y la Cofradía de la Virgen de las Angustias. También realiza una aportación económica la Cofradía de San Roque, puesto que en la misma capilla se encuentra la imagen de este santo, y se aprovechó la desinfección del retablo de la Virgen para actuar también sobre la imagen del santo peregrino.

El proyecto completo tiene un presupuesto de unos 17.000 euros

decoration

Los promotores de esta actuación, que no solo pretende salvar un bien patrimonial religioso, sino también con valor artístico, abren la puerta a recibir donaciones particulares para colaborar con esta actuación, ya sea a través de aportaciones directas de dinero o mediante la compra de lotería en el caso de la Cofradía de la Virgen de las Angustias.

Esta fiesta se celebra en octubre en el barrio de Fefiñáns, pero este año también se va a suspender a consecuencia de la pandemia de coronavirus. Habida cuenta de la delicada situación sanitaria, la comisión de las Angustias ha decidido invertir parte de sus fondos en la recuperación del retablo.

Compartir el artículo

stats