Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Policía Nacional, al lado de los peregrinos

La Policía Nacional, con los peregrinos.

La Policía Nacional, con los peregrinos. Policía Nacional

 La de Vilagarcía de Arousa se encuentra entre las Comisarías de Policía Nacional que han recibido instrucciones precisas para que sus agentes velen por la seguridad de los peregrinos y les presten todo el apoyo posible en este Ano Xacobeo.

Es cierto que esta unidad no está enclavada en el Camiño Portugués propiamente dicho, que sí discurre por municipios próximos como Caldas, Valga y Pontecesures. Pero también lo es que por esta ciudad pasan numerosos peregrinos que realizan tanto ese itinerario como cualquiera de sus variantes espirituales.

Entre ellas, la Ruta Xacobea do Mar de Arousa e Ulla, la cual, si bien tiene puntos de partida preferentes en puertos como O Grove, Ribeira y Vilanova, para avanzar río arriba hasta alcanzar Pontecesures, constituye otro de los reclamos turísticos, culturales y religiosos que, de un modo u otro, repercuten en la capital arousana.

De ahí el papel que están llamados a jugar los agentes vilagarcianos, quienes, como queda dicho, han recibido instrucciones precisas para prestar apoyo tanto a los peregrinos como a las asociaciones o colectivos de todo tipo que fomenten el peregrinaje hacia Santiago.

Estas directrices se encuadran en el plan de vigilancia a lo largo del Camiño de Santiago diseñado por la Policía Nacional para que los caminantes se sientan seguros y arropados, dando como resultado acciones como la presencia de la Unidad de Caballería, con bases en Santiago de Compostela y Pontevedra, en diferentes tramos del itinerario compostelano.

Credenciales e incendios forestales

Junto al trabajo de esos agentes y sus caballos, encargados también de la prevención de incendios forestales, hay que destacar que las dependencias de la Policía Nacional establecidas a lo largo del Camino “se convierten, a partir de ahora, en centros oficiales de sellado de credenciales”.

Esto supone que esas Comisarías habrá al menos un policía “que servirá como punto de contacto con el peregrino”, explican en el cuerpo.

Compartir el artículo

stats