Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Noche de sardinas, hierbas milagrosas y hogueras

Uno de los puestos de venta de la plaza de abastos de Vilagarcía, ayer.

Uno de los puestos de venta de la plaza de abastos de Vilagarcía, ayer. Noé Parga

La de hoy es una jornada tan especial como atípica. Es el momento de las hogueras, las hierbas milagrosas, las sardinas e incluso el churrasco, la queimada, el pan de maíz y los mejillones, sobre todo si estos estuvieran bien de carne, que no es el caso.

Llega la noche de San Juan y, como la de 2020, lo hace marcada por la pandemia. Circunstancia ésta que condiciona enormemente las fiestas previstas a lo largo y ancho de la comarca y, con ello, las ventas de tales productos.

Un vendedor muestra un puñado de sardinas. Noé Parga

Dice el refrán que “por San Xoán, a sardiña molla o pan”. Y puede que así sea, ya que en esta época del año este pescado suelta buena grasa cuando se asa, demostrando que está en su mejor momento. Pero, aunque moje el pan, parece que este verano, a diferencia de otros, no desangra la cartera, pues su precio en vísperas de San Juan está muy por debajo de lo que solía ser habitual antes de la pandemia.

Una vendedora de Vilaxoán ante un buen lote de sardinas, ayer. Noé Parga

Lo cierto es que incluso con poco producto a la venta, ya que el tiempo no acompañó a los pescadores, la demanda parece haber flojeado, de ahí que las cotizaciones en lonja no se hayan disparado, ni mucho menos, y que los precios en plazas y pescaderías sean mucho más asequibles de lo habitual.

Quizás esto se deba, creen los vendedores de plazas de abastos como la de Vilagarcía, a que “este es un San Xoán atípico”, con “poca animación entre los clientes” y, en consecuencia, “una demanda escasa”.

Rosi Martiñán, una de las vendedoras de la plaza, en su puesto. Noé Parga

Quizás por los ecos de la pandemia, o también por el hecho de que la fiesta caiga en medio de semana y que mañana sea día laborable. “Si San Juan fuera día festivo, la noche previa (la de las hogueras) estaría mucho más animada, habría más fiestas y se vendería más producto”, repiten pescadores y vendedores.

Una joven vendedora de hierbas de San Xoán, ayer. Noé Parga

Es verdad que hoy es el día grande. Mejor dicho, es la noche grande, cuando la magia de las hogueras da la bienvenida al solsticio de verano y espanta las meigas. De ahí que quizás esa ayer escasa demanda pueda incrementarse a lo largo de esta jornada, al igual que el precio del producto.

Pero, a priori, no parece que vaya a ser así, ya que, como se decía anteriormente, las limitaciones impuestas a causa del COVID hacen que se programen pocas hogueras. “Y sin esas fiestas ya no se asan tantas sardinas”, insisten los vendedores.

Apatía

Como ya se avanzaba ayer en la edición digital de FARO DE VIGO, aprovechando que en Vilagarcía era día de mercado, se aprecia cierta apatía entre el consumidor, a pesar de que, como queda dicho, sardina, xouba, xoubiña, chincho y demás productos típicos de estas fechas se despachan a precios razonablemente asequibles, permitiendo que por 10 o 12 euros sea posible conseguir de esa sardina que “por San Xoán, molla o pan”.

La vilagarciana Yoli Gómez vendiendo pan de maíz, en la plaza de abastos. Noé Parga

Un pan, por cierto, que mantiene inalterable su precio de 3,5 euros el kilo, si es de maíz, en el puesto de Yoli Gómez, también en la plaza vilagarciana.

“Hay poco producto y pocas ventas, y aunque tengo pedidos para mañana (por hoy), está claro que es un año atípico, con pocas fiestas”

Rosi Martiñán - Vendedora de pescado en la plaza de abastos

decoration

Un lugar donde las “milagrosas” hierbas y/o flores que protagonizan la noche mágica que recibe al solsticio de verano salían ayer también a precios bajos: 1,5 o 2 euros el manojo, mientras que la costilla de cerdo (el churrasco siempre es una opción en San Juan) se cotizaba alto (lleva haciéndolo desde hace mucho), a 7 o 7,50 euros el kilogramo.

27

Un San Juan descafeinado Manuel Méndez

Peregrina Abad

“En la lonja de Vigo pedían por la caja de sardina de la motora 80 euros, mientras que la del xeito salía a 120”, explicaba ayer, tras regresar de la ciudad olívica, Peregrina Abad.

Esta vendedora vilagarciana, al frente del puesto de Pescados Sabarís, en el mercado municipal de abastos, detallaba que “este San Juan no va a ser igual que el de otros años, ni mucho menos, y aunque habrá gente que compre mañana (hoy para el lector) se va a vender muy poco, y a precios más bajos”.

Una imagen tomada ayer en la plaza de abastos vilagarciana. Noé Parga

En su puesto, por ejemplo, la sardina de la motora o cerco salía ayer a 10 euros. La capturada con la técnica del xeito “me costó en lonja 10 euros, más impuestos, por lo que tendré que venderla a unos 12 euros el kilo”, argumentaba al comenzar la mañana.

"En la lonja de Vigo pedían por la caja de sardina de la motora 80 euros, mientras que la del xeito salía a 120"

Peregrina Abad - Vendedora de pescados y mariscos en la plaza vilagarciana

decoration

No era, ni mucho menos, la única vendedora que se posicionaba así, dejando constancia de que “tras comprar la sardina a 10 euros en lonjas como la de Cambados hay que venderla a 12 o 14”.

Rosi Martiñán

Rosi Martiñán, otra de las vendedoras más conocidas de Vilagarcía, servía la “xouba do xeito” a 12 euros y la de motora a 10, al igual que el jurel “sardiñeiro”, que es otro de los productos típicos de San Xoán.

“Hay poco producto y pocas ventas, y aunque tengo pedidos para mañana (por hoy), está claro que es un año atípico, con pocas fiestas”, reflexionaba.

Una joven de Vilanova con flores de San Juan. Noé Parga

Susana García y José Manuel Limeres

Algo parecido a lo que indicaba Susana García, con la xoubiña a 12 euros, la sardina a 12 o 14 euros el kilo y el chincho o jurel “sardiñeiro”, a 6 y 8. “Apenas hay capturas del xeito y tampoco hay la demanda de otros años”, explicaba esta placera antes de sentenciar: “Está muy floja la cosa”.

El complemento para muchos, como se indicaba anteriormente, está en la carne. José Manuel Limeres, con carnicería en la plaza da abastos vilagarciana, confía en las ventas de San Juan, aunque sabe que la de este año “es una fiesta un tanto extraña, ya que no se permite hacer hogueras”.

Sardinas y chinchos tienen demanda estos días, pero menos que otros años. Noé Parga

Este conocido carnicero destaca, igualmente, que la costilla de cerdo, con la que se elabora el churrasco, está cara este año. Y es lo mismo que opina el también carnicero José Manuel Moure, convencido de que “todo habría sido mucho mejor si el día de San Juan fuera festivo o cayera en fin de semana”.

“Espantameigas”, a 1,5 euros el manojo

Tan características como las sardinas, el pan de maíz y las propias hogueras, las hierbas de San Juan no pueden faltar a la fiesta del solsticio de verano.

Cuidadosamente seleccionadas en la huerta, el monte y el viñedo, o bien adquiridas en plazas de abastos y mercados, estas plantas se ponen a remojo y, según la tradición, sirven para lavar cuerpo, alma y espíritu, espantando a las meigas, que “habelas hailas”, y contribuyendo a iniciar una nueva etapa libre de plagas y pestes, que también las hay.

Una de las imágenes de la jornada de ayer en el mercado. Noé Parga

Su precio no varía desde hace años, manteniéndose en torno a 1,5 o 2 euros por manojo, dependiendo del tipo de flor elegida y la cantidad de hierbas introducidas en el lote.

Así podía comprobarse ayer en el mercado de Vilagarcía, y particularmente en puestos como los de la vilagarciana Charo Cores, la vilanovesa Rosa Alonso y Pili, una vecina de Corvillón (Cambados), situada a las puertas del mercado de la verdura, en cuyo interior también había numerosos lotes disponibles.

Las hierbas protagonistas esta noche. Noé Parga

La hierba de San Juan propiamente dicha o hipérico, el helecho macho, hinojo (fiuncho), malva, hierba Luisa, romero, codeso, laurel, sauco y nogal son algunos de los ingredientes de esta “pócima” mágica que sigue elaborándose en muchos puntos de Galicia, y especialmente en el rural.

Al igual que se emplean rosas silvestres y las hojas de vid, higuera y otras plantas capaces de conferir propiedades casi milagrosas al agua de San Juan, que comparte protagonismo con otros muchos rituales especialmente indicados para la que es, supuestamente, la noche más corta del año.

Compartir el artículo

stats