Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El IES Miguel Ángel González exige a la Xunta que subsane su déficit tecnológico

El centro no cuenta con la infraestructura mínima para desarrollar sus necesidades básicas. |  // NOÉ PARGA

El centro no cuenta con la infraestructura mínima para desarrollar sus necesidades básicas. | // NOÉ PARGA

El IES Miguel Ángel González de Carril ha puesto en tela de juicio el tratamiento que está recibiendo por parte de la Xefatura Territorial y la Consellería de Educación al respecto de las peticiones de solución efectuadas a los problemas de precariedad de conexiones del centro, así como de sus equipos informáticos, para poder llevar a cabo las clases a distancia.

En uno de los comunicados elaborados por el instituto vilagarciano se recoge que “resultan inadmisibles las carencias que sufre el centro y que dificultan, e incluso impiden, la labor docente en unas circunstancias en las que precisamente se nos requiere más que nunca la incorporación de recursos electrónicos y telemáticos. Esta situación provocó que las actividades telemáticas programadas se viesen interrumpidas o simplemente no se pudiesen realizar”.

Fueron varias las iniciativas puestas en práctica desde el claustro de profesores que no se han podido llevar a cabo. Entre ellas conexiones por la plataforma Webex desde el aula de informática del centro para aprender a manejar las herramientas básicas para recibir la formación a domicilio, pero la conexión impidió cualquier avance en este sentido. Tampoco fue posible una vídeo-conferencia con la Cidade da Cultura en Santiago u otra con El Salvador dentro de la iniciativa Activistas por el mundo dirigida a “fomentar la innovación educativa”.

Rosa Gómez, directora del IES Miguel Ángel González, expuso una situación de apagón tecnológico que dificulta enormemente el desarrollo normal de cualquier actividad docente en las actuales circunstancias. “Tenemos una necesidad que no se ve cumplida porque cuando se conecta más de una persona la conexión ya es imposible. Nos dicen que tenemos 500 megas de conexión, pero con 19 aulas es imposible. Tenemos que reorganizarnos para que solo puedan 4 o 5 trabajar a la vez y sin ninguna garantía de que funcione”, expuso.

Como no se pueden conectar a la clase debido a que nuestra conexión no soporta nada, luego los profesores tenemos que redoblar esfuerzos y contactar con estos alumnos por la tarde y utilizando sus propios medios particulares para poder conectarse

Rosa Gómez - Directora del IES Miguel Ángel González

decoration

Incluso en los casos de alumnos que estén pasando la cuarentena en casa, la dificultad es aún mayor. “Como no se pueden conectar a la hora de la clase normal debido a que nuestra conexión no soporta nada, luego los profesores tenemos que redoblar esfuerzos y contactar con estos alumnos por las tarde y utilizando sus propios medios particulares para poder conectarse. El Aula Virtual sí funciona bien, pero las conexiones en directo nada de nada”, explica la directora.

Las peticiones del centro no son otras que una conexión wifi a una red corporativa, un mayor ancho de banda que permita realizar todas las actividades del centro, equipos informáticos que permitan poder cerrar una nueva aula de informática, así como la renovación de los equipos de cada aula y de los que tiene a su disposición el profesorado.

Añaden desde el centro que “en el confinamiento de marzo de 2020, todo el profesorado asumió que sus equipos informáticos y su conexión era el material que debía utilizar con el alumnado si quería atenderlo como se merecía, pero lo que resulta difícil de asumir es que ahora, en las aulas, el profesorado (e incluso el alumnado) tenga que seguir utilizando sus medios por la escasa dotación del centro.

Visitas de técnicos en las últimas semanas

La total implicación del ANPA del IES Miguel Ángel González ha tenido una respuesta inmediata por parte de la Xefatura Territorial de la Consellería de Educación. Según informa la propia directora, Rosa Gómez, “es cierto que ahora hay un interés mayor. En las últimas semanas hemos tenido hasta tres visitas de técnicos para empezar a solucionar los problemas”. A la espera de una solución definitiva, recuerda la máxima responsable del instituto que “llevamos desde el 2017 reclamando la situación, pero con la pandemia nuestras carencias se han hecho más evidentes. Ya entonces nos dijeron que estábamos en el programa Escolas Conectadas, pero seguimos sin los suficientes puntos wifi para poder tener unos mínimos”.

Entierro simbólico de los ordenadores

Los equipos informáticos portátiles del programa Abalar que utilizan en 1º y 2º de ESO han sido objeto de un entierro simbólico el pasado viernes en el centro educativo de Carril. Los ordenadores, que datan de 2012, presentan todo tipo de dificultades para convertirse en herramientas útiles para el desarrollo de las clases. El hecho de que muchos de ellos no funcionen o tengan una conexión que se interrumpe continuamente, son algunos de los motivos que han dado lugar a una protesta simbólica por parte de un grupo de 2º de ESO que ha decidido representar un entierro de todo un material que se encuentra defectuoso.

Compartir el artículo

stats