Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El tráfico de contenedores cae un 15% tras un año sin que el tren cruce el centro de Vilagarcía

El Puerto resiste la crisis con una pérdida de un 9,5% de la actividad ordinaria | No llegó ningún crucero en todo el año a la rada arousana | Los graneles líquidos aumentan considerablemente y bajan los sólidos

Uno de los últimos recorridos del tren de mercancías por el centro urbano de Vilagarcía en dirección al muelle de Ferrazo. | // IÑAKI ABELLA

El Puerto de Vilagarcía ha pasado con cierta soltura el ejercicio de 2020 y no se estrelló con la pandemia, con un 9,5% de caída respecto al año anterior superando el millón de toneladas (1.092.495 toneladas frente a 1.202.495), un listón que empezó a superar en 2018.

Con todo hay valores especialmente llamativos que explican el descenso, en especial el relativo al paso de contenedores que se redujo en más de un 15 por ciento con respecto al último ejercicio y que constata el hecho de que el tren al puerto lleva ya un año entero sin moverse por el centro de Vilagarcía.

También es relevante a título ilustrativo aunque no estadístico el hecho de que en 2020 ni un solo pasajero llegó en crucero al muelle de O Ramal, obviamente porque no atracó ningún barco de estas características.

Respecto al tráfico de contenedores, el descenso es notable pues supone un 9% menos que en 2019, si bien en el mes de noviembre el desplome es mucho mayor pues pasa de 37.170 a 28.290 toneladas.

Si se analiza la mercancía general llegada en buques al puerto de Vilagarcía se obtiene una disminución de aproximadamente un uno por ciento pues en los once primeros meses del año se han movido 601.383 toneladas frente a 608.099 de enero a noviembre de 2019. En este aspecto se nota un importante aumento si se comparan solo los meses de noviembre pues se alcanzaron casi 71.000 toneladas, diez mil más que el mes de referencia anterior. Puede contraponerse el hecho de que puertos como el de Marín sufrió un retroceso de casi un 22% en todo el año, mientras que Vigo solo logró subir un 3% en el tramo analizado.

El balance que acaba de presentar Puertos del Estado resalta que en Vilagarcía han bajado los graneles sólidos en un 15% al pasar de 426.977 toneladas a 299.647, una mercancía que eligió los puertos de Marín, que subió un 5,5% en este apartado, o Vigo que aumentó un 4% con respecto al ejercicio precedente.

En cambio, la capital arousana mejoró en cuanto a la entrada de graneles líquidos, no en vano en el puerto se asienta la empresa Aceites Abril que en los últimos años ha ampliado los depósitos de almacenaje.

En este caso, la subida experimentada por el puerto arousano es de un 11,5% pues se ha pasado de las 171.000 toneladas de hace un año a 191.000 del presente ejercicio, aunque faltan por incluir los datos referidos al mes de diciembre en que toma posesión el nuevo presidente de la Autoridad Portuaria José Manuel Cores Tourís.

Con todo debe ponerse también de manifiesto que Marín aumenta también los tráficos de graneles líquidos en un 24 por ciento y Vigo duplica las descargas de esta mercancía.

En el balance anual se hace hincapié además en un dato novedoso para el puerto de Vilagarcía al aumentar la toneladas de mercancía en tránsito, es decir las que llegan pero no se descargan en el puerto. Así subraya que se pasó de 138 toneladas en 2019 a 1.967 este año, lo que supone un 1.325% de incremento. Asimismo cabe subrayar que en noviembre de 2019 no se registró este tráfico mientras que el pasado si se anotaron 269 toneladas en el balance ofrecido por este departamento del ministerio.

Otro apartado importante en la memoria portuaria se refiere al avituallamiento de combustibles líquidos que se incrementa en un 77% al pasar de 887 a 1.571 toneladas en los dos períodos analizados. Comparando exclusivamente los meses de noviembre el aumento es más espectacular pues se pasa de 65 toneladas a 463, es decir casi ocho veces más.

Si se suman todos los avituallamientos del puerto, en cambio, hay un leve descenso del 5% en los datos pues se pasa de 4.938 a 4.682 toneladas en cada uno de los ejercicios. Con todo, son resultados positivos teniendo en cuenta que Marín cayó un 16% en este capítulo y Vigo, un 22%.

Nada que decir de la pesca pues ni Vigo ni Vilagarcía ni Marín incluyen este apartado en sus estadísticas de actividad ya que esta se desarrolla en radas dependientes de Portos de Galicia.

Finalmente cabe resaltar la caída de un 11% del número de buques mercantes con 289 barcos frente a 313 del año anterior, teniendo en cuenta que en Marín bajó un 40% y en Vigo un 20%. Hubo además un ascenso más que notable del paso de turismos, pues casi se duplicó entre uno y otro año de referencia.

Mejoras en los enlaces de la autovía de O Salnés

El Consello de la Xunta dictó a finales de la pasada semana el decreto por el que se declara la utilidad pública y se dispone la urgente ocupación de los bienes y derechos necesarios para ejecutar las obras de mejora de la capacidad del enlace de la autovía de O Salnés con la carretera PO-504, en Sanxenxo. El presupuesto estimado por el Gobierno gallego para esta actuación ronda los 340.000 euros, en los que se incluye el pago de las expropiaciones de las ocho fincas necesarias para acometer la obra, que se prevé ejecutar en un plazo de doce meses aproximadamente. Explican en la Xunta, que la Consellería de Infraestruturas procederá a la convocatora del levantamiento de actas previas y a la licitación de las actuaciones en el primer semestre del próximo 2021. Se trata de una actuación de refuerzo de la seguridad viaria en el enlace de la autovía AG-41 y la vía de alta capacidad VG-4.1 con la PO-504 y que trata de mejorar la fluidez de la circulación en momentos de mucha densidad de tráfico que pueden llegar a afectar a la citada vía de alta capacidad, especialmente en verano. El anuncio publicado ya en el Diario Oficial de Galicia indica que a día de hoy “los vehículos que proceden de A Lanzada en dirección a Sanxenxo recorren un ramal de salida de 200 metros de longitud”, que resulta insuficiente en verano por la existencia de una señal de STOP en su final, causante de retenciones. El proyecto de la Xunta busca por tanto la mejora de la seguridad viaria y la fluidez del tráfico y por eso propone la modificación del ramal existente partiendo de la estructura sobre la actual PO-504, para ejecutar un ramal con un radio de giro adecuado y ampliar la calzada en el tramo existente entre la glorieta del enlace de Sanxenxo y de la PO-504. eliminando la señal de parada y creando un carril adicional. También se precisa elevar la rasante del ramal de conexión entre glorietas para reducir la pendiente de salida del citado ramal viario.

Compartir el artículo

stats