Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los vendedores del “Mercado de Nadal” hacen un pobre balance

Aseguran que la pandemia se hizo notar y que acudió mucha menos gente de la que esperaban

El “Mercado de Nadal” en la Praza da Independencia. | // FDV

Las casetas de madera instaladas en las plazas de España y de la Independencia, en el centro urbano de Vilagarcía, también notan los efectos de la pandemia. Conforman el conocido como “Mercado de Nadal”, cuyo objetivo no es otro que animar la ciudad y ofrecer una alternativa de ocio a los vecinos.

Pero su funcionamiento este año no es el que cabría esperar. Al menos eso creen los empresarios que exponen y venden sus productos en este mercadillo ambulante animado con música ambiental y decoración navideña.

“Apenas está acudiendo gente, y la mayoría pasa para mirar, pero las compras son mínimas”, indican diferentes vendedores consulados. “Es un auténtico desastre”, espeta uno de los empresarios que decidieron instalar un puesto en el “Mercado de Nadal” de Praza de España. “Menos mal que no hay que pagar por el puesto, ya que las ganancias están siendo nulas”, apostilla otro, éste situado en la Praza de Independencia.

Lo cierto es que todos parecen coincidir en que “la gente tiene miedo, por eso acude menos que otros años, y los que se acercan a los puestos tampoco están para demasiados gastos, que es lo mismo que estamos notando en el día a día de nuestras tiendas”.

Y no es el único problema, sino que “el confinamiento perimetral también impide que se acerquen clientes de Vilanova, Cambados, Ribadumia y otros municipios “, lamentan los empresarios vilagarcianos.

Compartir el artículo

stats