Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vidal Seage y su equipo encauzan la restauración de la bandera de la Liga de Amigos del Carmen

La medida incluye la recuperación del acta en la que consta su entrega, en el año 1912

La bandera que el gobierno local quiere restaurar.   | // FDV

La bandera que el gobierno local quiere restaurar. | // FDV

El gobierno tripartito de Pontecesures y el Museo de Pontevedra estudian la restauración de la bandera de la Liga de Amigos del Carmen y del acta en la que consta su entrega a la localidad, en el año 1925.

Se trata de dos elementos importantes del patrimonio municipal, tal y como explicó ayer el alcalde, Juan Manuel Vidal Seage, al comunicar que una técnica del Museo valoró hace días los trabajos necesarios para recuperarlos.

Su intención, y la del ejecutivo que preside, es exponer ambos elementos en el salón de plenos de la casa consistorial “para que puedan ser contemplados por todos los vecinos”.

Esgrime Seage que el Concello solicitó la asistencia técnica necesaria a la Diputación y que el Servizo de Atención Intermunicipal (SAIM) “confirmó la disposición de personal especializado del Museo para llevar a cabo esta restauración de unos emblemas tan importantes para los pontecesureños”.

José Llerena

Cabe recordar que la bandera de la Liga de Amigos del Carmen “fue traída desde La Habana en 1912 por el presidente de la Sociedad Hijos de Puentecesures” que se había creado en la capital cubana y el apoderado del Centro Gallego, José Llerena Braña.

El acta de donación de esta bandera por parte de los pontecesureños residentes en Cuba está muy deteriorada, pero “se aprecian los nombres de Bandín, Temperán, Carrera, Magariños, Mosquera, Abalo y Llerena; los mismos que más tarde hicieron un donativo para la adquisición del Gabinete de Física y Química de la Escuela Graduada”.

Aclara el propio Vidal Seage que “de más reciente aparición fue el acta fundacional, cedida hace un par de años por descendientes de la familia Llerena, uno de los firmantes de aquel primer documento y que estaba guardado en la caja fuerte del Concello a la espera de conseguir personal técnico que pudiese devolverle su aspecto original”.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats