Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

San Simón se queda sin pulpo y traslada las misas a la parroquial de Baión

La comisión de fiestas ha decidido evitar celebraciones ante la evolución que ha experimentado el Covid-19 en la comarca

San Simón limitará sus actividades a actos religiosos. |  // NOÉ PARGA

San Simón limitará sus actividades a actos religiosos. | // NOÉ PARGA

San Simón, la romería que todos los años se celebra al pie de la PO-531 en Vilanova, era el evento elegido por muchos vecinos de la comarca para degustar una buena ración de pulpo á feira regado con la cosecha de tinto Barrantes de ese año. Sin embargo, este atípico 2020 también impedirá esa posibilidad, al haber decidido la comisión de fiestas suspender todo tipo de celebración ante la evolución que está experimentando el Covid-19 en todo O Salnés y Pontevedra.

Los únicos actos que se van a celebrar este año serán religiosos, tal y como reconocían ayer desde la comisión, en los que también se ha introducido un cambio importante. A diferencia de años anteriores, en los que la capilla situada al pie de la PO-531 congregaba a un gran número de devotos, en esta edición las misas se trasladarán a la iglesia parroquial de Baión. El motivo no es otro que las medidas dictadas por Sanidade que se deben aplicar en este tipo de eventos. La misa principal será el domingo a mediodía

“En el interior de la capilla nos resultaba imposible garantizar la distancia de seguridad entre los asistentes, al tratarse de un espacio muy reducido, por eso hemos tratado de mantenerlos, pero en una ubicación diferente”, explicaban ayer desde la comisión. Eso sí, habrá un límite de aforo para acceder al interior de la iglesia parroquial de Baión.

Desde la comisión lamentan haber tenido que tomar estas decisiones pero “no nos quedaba otra tal y como están las cosas, por eso no habrá ningún puesto instalado en el campo de la fiesta, ni de pulpeiras ni de rosquillas, porque lo principal es la salud de nuestros vecinos”.

La romería de San Simón es una de las más importantes de la comarca de O Salnés y la que cierra esas fiestas tan especiales cada año. Conocida por la posibilidad de degustar el pulpo á feira de gran calidad y saborear los primeros caldos de cada añada, siempre acostumbraba a acoger a miles de personas, más centradas en su componente gastronómico que religioso. De hecho, desde la comisión apuntaban que “es la primera vez que se va a dar una situación como la actual, que apenas se celebre alguna actividad”. La romería cuenta con una tradición de siglos, e incluso, influyó en personajes de la talla de Ramón María del Valle-Inclán, que siempre que podía, acudía a la romería para escuchar los romances de ciegos.

Compartir el artículo

stats