Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La obra para ampliar las aceras demora la reordenación del mercadillo ambulante

La moratoria acordada con los feriantes iba a entrar en vigor en octubre, pero antes aún hay que licitar la actuación y ejecutarla

Con la nueva distribución, solo habrá una fila de puestos en Alexandre Bóveda.

Con la nueva distribución, solo habrá una fila de puestos en Alexandre Bóveda. // Iñaki Abella

El Concello de Vilagarcía acordó con los vendedores ambulantes una moratoria hasta octubre para poner en marcha la reordenación del mercadillo, cuyo aspecto más polémico es la convivencia de coches y peatones en la calle Alexandre Bóveda durante la celebración de la feria de los martes y sábados. Pero la nueva distribución no entrará en vigor este sábado, ya que antes todavía hay que sacar a licitación y ejecutar la obra para ensanchar las aceras, con el propósito de aportar una mayor seguridad a los viandantes.

Fuentes municipales aseguran que la moratoria "no tiene nada que ver con el Covid", sino que la demora se debe a la necesidad de ampliar previamente la zona destinada a los peatones en Alexandre Bóveda, la calle de la plaza de abastos.

Sin embargo tanto placeros como feriantes entienden que en la situación actual en la que se encuentra Vilagarcía, con restricciones especiales marcadas por la Xunta debido al índice de casos de coronavirus, la remodelación del mercadillo no debería ponerse en marcha aunque ya estuviesen las aceras listas. "Por ahora no nos notificaron nada de cuándo empiezan las obras y no creo que hasta que terminen las restricciones vaya a haber nada", comenta una portavoz de los vendedores ambulantes. Por su parte, el presidente de la asociación de placeros se pronuncia en el mismo sentido: " Imagino que queda en suspenso mientras no pase esto".

Compartir el artículo

stats