Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Concello destaca el tirón ejercido entre los turistas por la parcela habitada por los burros y la Aldea Grobit

Sostiene que este verano vuelven a estar entre los lugares más visitados de la localidad meca

La parcela de los burros "fariñeiros" de A Toxa. // Muñiz

Los responsables de Turismo, Medio Ambiente y demás departamentos del Ayuntamiento de O Grove saben que el pueblo está a tope, ya que a pesar de la pandemia puede haber recibido este verano más visitantes que en estíos anteriores. Como saben que entre los lugares que despiertan mayor interés están la Aldea Grobit y la parcela habitada por burros, ambas en la isla de A Toxa.

Lo cierto es que estos lugares, junto al parque canino ubicado entre ambos y la red de senderos que serpentea por el Parque Forestal del Monte Central, están recibiendo una ingente cantidad de visitas desde que se levantó el confinamiento.

"Cada vez son más los ciudadanos de diferentes puntos de Galicia y de otras regiones de España que se acercan a la isla para conocer el parque infantil de la Aldea Grobit y visitar los burros fariñeiros", explican en la concejalía de Medio Ambiente grovense, que dirige Ángeles Domínguez.

Respecto a esos pollinos que ahora admiran y fotografían niños y adultos, puede decirse que actualmente hay cinco ejemplares, entre ellos Emilia y Pardo, la pareja de fariñeiros que dio pie a este proyecto con el que se pretendía contribuir a la preservación de esta amenazada especie y mantener viva la leyenda que habla de las propiedades mineromedicinales y balneoterapéuticas de las aguas termales de A Toxa, en la que se habla de la curación de un asno liberado casi agonizante en la isla pero milagrosamente recuperado tras retozar en los fangos de la misma.

Dos crías

Junto a los padres están sus dos crías, Bazán, el burro de color negro que fue el primero en nacer, y Blanca Bazán, bautizada así como homenaje a la hija de Emilia Pardo Bazán, la novelista, periodista, feminista, ensayista, crítica literaria, poetisa, dramaturga, traductora, editora y catedrática que escribió sobre la leyenda del burro sanado de A Toxa.

De ahí que la presencia de los animales -a modo de unidad didáctica- en la parcela situada a la entrada de la isla también sirva para recordar la vida y obra de la escritora y darla a conocer a muchos de los turistas que se acercan casi a diario a ver, fotografiar o dar de comer a los burros.

La gran afluencia de visitantes a esa parcela es motivo de satisfacción para el Concello, como lo es el reclamo que ejerce la Aldea Grobit, "protagonista también de uno de los vídeos turísticos más vistos de cuantos lanzó la Diputación de Pontevedra para dar a conocer la provincia", resaltan en el Concello.

No cabe duda de que las casas semienterradas supuestamente habitadas por los personajes de ficción que son los Grobits son el gran atractivo de la Aldea, como lo es su emplazamiento en pleno corazón del Monte Central, en medio de un gran pinar que también hace las delicias de cuantos lo visitan.

Compartir el artículo

stats