Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La segunda generación de Manu Sánchez

Si hace unos años fueron Teresa Abelleira, Lía Muiños, Malena Mieres o Nuria Rábano, hoy son Sara Álvarez, Carlota Sánchez, Eva Dios, Nuria Torres, María Figueroa o Tati Barcia. El ejemplo del buen trabajo en la élite y en la base y la ausencia de una apuesta en el Celta por el fútbol femenino hacen que el Deportivo siga pudiendo recolectar talento emergente en todas las latitudes de Galicia, no solo en A Coruña y su área de influencia.

En un contexto diferente y con el salto de mayor envergadura que supone llegar a la Primera Iberdrola, la entidad blanquiazul ha fichado a varias futbolistas que pretende macerar y unir a una generación que tome el relevo de las que se fueron y que nutra al primer equipo. La idea es replicar la fórmula de éxito de 2016 en cuanto sea posible, aunque de momento corre el riesgo de quedarse sin futbolistas gallegas con ficha en el primer equipo, a la espera de lo ocurra con Patri López, que ya tuvo minutos en la pasada liga y que fue una de las que renovó este verano.

Compartir el artículo

stats