Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Prevención de los crímenes contra la mujer

La Guardia Civil pone en marcha en O Salnés un equipo especializado en violencia machista

Es un proyecto piloto integrado por seis agentes que funciona en el ámbito de la compañía de Vilagarcía (17 municipios) - Podría extenderse al resto de la provincia - Cambados, pionero en un grupo de apoyo a víctimas

Miembros de la asociación de ayuda a víctimas de violencia de género, XTodas, en una manifestación en Vilagarcía. // Noé Parga

Miembros de la asociación de ayuda a víctimas de violencia de género, XTodas, en una manifestación en Vilagarcía. // Noé Parga

Un millar de mujeres han sido asesinadas en España a manos de sus parejas o exparejas en los últimos dieciséis años, es decir, desde que empezaron a registrarse estadísticas de violencia de género. Además de cobrarse todas estas vidas -dejando huérfanos a cientos de niños-, la violencia machista sigue presente en miles de hogares, provocando que las víctimas queden marcadas de por vida. Cada vez son más las que dan el paso de denunciar a su agresor y ello se refleja en la memoria del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), que revela un incremento del 40% de las denuncias presentadas en los juzgados de Vilagarcía y Cambados en el primer trimestre del año (en comparación con el mismo periodo de 2018).

La respuesta policial y judicial resulta clave cuando las mujeres se atreven a delatar a su agresor. Por ello la Guardia Civil ha puesto en marcha en el ámbito territorial de la compañía de Vilagarcía (abarca 17 ayuntamientos de las comarcas de O Salnés y Caldas) un equipo especializado en violencia machista que lleva funcionando varios meses a modo de prueba. Fuentes del instituto armado señalan que en breve se valorarán los resultados del trabajo realizado hasta el momento con el objetivo de consolidar la unidad e incluso poder extenderla al resto de la provincia de Pontevedra.

La agente de Igualdad del Centro de Información á Muller (CIM) de O Salnés, Mónica Novás, valora de forma muy positiva este proyecto piloto implantado por el instituto armado para poder mejorar la atención a las víctimas. Se trata de un equipo integrado por seis hombres y mujeres que en caso de un episodio de violencia o a la hora de poner una denuncia en este sentido, se encargarían de escuchar a la víctima, tomarle declaración y facilitarle el proceso, evitando así experiencias negativas como las que han sufrido algunas mujeres en el momento de dar el decisivo paso de denunciar, teniendo que repetir detalles del relato varias veces o contestando a preguntas formuladas con poca sensibilidad, teniendo en cuenta los complicados momentos que atraviesa.

Con respecto al espectacular incremento de denuncias este año en Arousa, situándose la comarca por encima de la tasa de violencia de género del conjunto de Galicia (12,5 mujeres por cada 10.000 frente a las 10,86 de media gallega), la experta del CIM de O Salnés Mónica Novás comenta que en la comarca "hay bastante consumo de sustancias y eso influye en la violencia".

De hecho en el pionero grupo de apoyo a víctimas de violencia machista que dirige en el Concello de Cambados "se nota" esa relación entre consumo de drogas y violencia.

Además, la psicóloga considera que el trabajo del CIM y de Servicios Sociales ayudan a aumentar las denuncias y que actualmente existe una mayor sensibilización en la sociedad para llevar al juzgado agresiones machistas. "No es que cada vez en el CIM tengamos más usuarias, pero sí que se denuncia más", sostiene Novás.

Pero no todas llegan a dar el paso. Las estadísticas judiciales recogen que entre enero y marzo se presentaron en Arousa 82 demandas, es decir, casi una cada día. Y el 85% de ellas a instancias directamente de la víctima. A estas mujeres hay que sumar las que se decantan por el camino relativamente más sencillo y no aparecen en las estadísticas: la ruptura de la pareja o el divorcio (en el caso de matrimonios) sin llegar a judicializar los malos tratos. "Cuando deciden terminar la relación y le dicen al agresor que los Servicios Sociales y el CIM están al tanto de la situación no suelen volver a molestarlas", apunta la experta en materia de igualdad.

El CIM presta servicio a los ayuntamientos de Cambados, Ribadumia, Vilanova y Meis. Además de trabajar en el centro comarcal, Mónica Novás es psicóloga en un grupo de apoyo de víctimas de violencia de género que funciona desde hace tres años en la villa del Albariño impulsado por la Concejalía de Igualdad. Participan 17 mujeres de toda la comarca y de distintas edades. Se reúnen cada semana con la psicóloga y hacen terapia de grupo, ayudándose las unas a las otras, pues no todas están en la misma fase del proceso. También realizan visitas a centros de atención a mujeres en otros municipios.

Con respecto al grupo de apoyo, el de Cambados es único en O Salnés, pues el más cercano se encuentra en Vigo.

Compartir el artículo

stats