Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las habaneras se reencuentran con el Mar de Vigo

" Cuarenta corales intervienen durante siete domingos en la décima edición del festival "Ao son de Vigo"

Intervención de la coral polifónica Helios de Bembrive en la pasada edición del Festival de Habaneras "Ao son de Vigo". // Adrián Irago

Intervención de la coral polifónica Helios de Bembrive en la pasada edición del Festival de Habaneras "Ao son de Vigo". // Adrián Irago

Como cada año desde hace una década, Vigo se reencuentra con las habaneras en el festival sobre este género que organiza la Asociación de Corales Polifónicas de Vigo (ACOPOVI). La décima edición se celebra en el Auditorio Mar de Vigo durante siete domingos , desde el próximo 28 de febrero hasta el 22 de mayo. Un total de cuarenta corales, las treinta y cinco integrantes de la entidad y cinco invitadas, entonarán canciones de este género y otras inspiradas en el mar, en un certamen que ha alcanzado una gran notoriedad, tanto por parte del público que espera su celebración como de las agrupaciones corales que preparan con empeño cada año nuevas piezas para interpretar en su actuación.

Durante todos estos años de trayectoria, el festival estrella de ACOPOVI se ha celebrado en tres escenarios. "Empezamos en la estación marítima, admirando la puesta de sol y los barcos partiendo; luego subimos al IFEVI para divisar Vigo desde lo alto y ahora hemos vuelto a las cercanías del puerto para reencontrarnos con el mar", recuerda Enrique Lorenzo, presidente de ACOPOVI, quien destaca la implicación de Abel Caballero con este festival, que apoyó primero como presidente de la Autoridad Portuaria y más tarde como alcalde.

De entrada libre y gratuita hasta completar aforo y con hora de comienzo fijada siempre a las seis de la tarde, el certamen contará cada jornada con la actuación de cinco o seis corales que interpretan cada una cinco piezas. "Se repiten algunas habaneras, aunque no en el mismo día; las más elegidas son Paloma mensajera y salió de Jamaica" explica Enrique Lorenzo, quien adelanta que este año, junto a las habaneras tradicionales, se escucharán temas como "Yo te diré", que se canta en la película "Los últimos de Filipinas" y el público podrá comprobar el futuro de la música coral gracias a la presencia de un coro juvenil, "Cantemos de OVAV".

Unas 1.600 personas subirán a escena en las siete jornadas que dura el festival, mostrando la variedad y buena salud de las corales en la ciudad olívica. Y es que junto a agrupaciones veteranas como la de Bembrive, fundada en 1928, o URECA se podrán ver a jóvenes que buscan la profesionalidad, como los de "Gli Apasionatis".

Las encargados de abrir el festival el próximo domingo serán las corales Cidade de Vigo, Vivace de la AECC, perla do Atlántico de Alcabre, Ilustre Colexio de Avogados y Allegro. En la segunda jornada, el de marzo, intervendrán las corales O Coto de Carballal, la UVCD de Candeán, Entenza (de Salceda de Caselas), Máximo Gorki y la del Centro Vecuñald e Valladares.

Las fechas de las siguientes actuaciones serán los domingos 13 de marzo, y 8, 15, 22 y 29 de mayo.

Una "refinada golosina musical" con gran tradición en la ciudad

  • La popularidad de las habaneras en la ciudad olívica tiene su origen en la relación existente con América a través del puerto, donde había una extensa actividad de pasajeros que buscaban vida en aquellas tierras. "A partir de entonces nos pusimos trascedentes y nos dio por cantar letras tan hermosas como aquello de "Te quisiera llevar perla antillana/ de las playas doradas al ancho mar", según apunta desde ACOPOVI Enrique Lorenzo Vila."La habanera apareció por estas tierras como un dardo disparado certeramente al corazón de un pueblo amante del canto meloso, sencillo y romántico". Como si se tratara de un flechazo.Aún así, los estudiosos consideran que la pérdida de Cuba se presenta como el momento más probable de la consolidación de la relación entre Vigo y las habaneras. Con la pérdida de la última colonia y finalizada la contienda, se produce el mayor contingente inmigratorio de españoles hacia Cuba. Ambos pueblos, que ya en los años de la guerra cantaban a ambos lados de las trincheras la habanera "Tú", establecieron una relación de amistad más que de odio. Y la habanera, "esa refinada golosina musical que tanto apreciamos los vigueses, fue uno de los más preciados tesoros que los españoles se trajeron de Cuba", tras siglos de intercambio que fructificaron en los llamados "cantes de ida y vuelta".Vigo reunió todas aquellas condiciones que hicieron posible que la habanera llegara por vía marítima, gracias a las magníficas relaciones comerciales que se establecieron con la isla caribeña. En los largos viajes, los marineros refugiaban sus nostalgias y sentimientos en esas melodías cadenciosas, fáciles de retener y entonar.

Compartir el artículo

stats