Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

PORTUGAL

Oriente florece al cruzar el Miño

Al otro lado de la frontera de Galicia, más cerca de Lisboa que de Oporto, se levanta el mayor vergel oriental de Europa

Sobrevolando el jardín oriental más grande de Europa

Sobrevolando el jardín oriental más grande de Europa

Para ver este vídeo suscríbete a Faro de Vigo o inicia sesión si ya eres suscriptor.

Sobrevolando el jardín oriental más grande de Europa Alberto Blanco

Oriente está más cerca de Galicia de lo que cualquiera se pueda imaginar. O al menos un trocito. Una pequeña-gran Asia cuyo vergel despierta los sentidos. Un colorido remanso de de paz como el de Ponte de Lima, pero más lejos. Un oasis en medio de Portugal. El edén que presume de ser el jardín oriental más grande de Europa.

A 350 kilómetros de "a raia", casi en medio de la nada, tras pasar el precioso pueblo medieval de Óbidos y a 1 hora de Lisboa, este desvío se ha convertido en una cita casi obligatoria para los turistas que deciden llegar hasta el distrito de Leiria.

Vista parcial del lago del Bacalhôa Buddha Eden de Portugal. Alberto Blanco

Se trata del Bacalhôa Buddha Eden, un parque ubicado en la Quinta dos Loridos que se extiende por 35 hectáreas (las mismas que suman 50 campos de fútbol) y en el que nada más entrar los visitantes sentirán que han cambiado de continente.

Su explosión natural de color se la dan sus verdes prados, arces japoneses, cañas de bambú u otras especies orientales. Su decoración consigue que el viaje hacia Oriente sea completo sin salir de la Península Ibérica: Guerreros de terracota, budas gigantes, pagodas, un enorme lago japonés repleto de los coloridos y llamativos peces Koi, fuentes talladas, dragones esculpidos o un enorme estanque flanqueado por decenas de palmeras.

¿Por qué este enorme jardín oriental en Portugal?

Vista del lago japonés y los guerreros de terracota del Bacalhôa Buddha Eden. Alberto Blanco

Este gran jardín tiene su origen en el año 2001. Nació del impulso del multimillonario empresario y coleccionista de arte portugués José Berardo. Pero, ¿por qué? Ese año se produjo la destrucción de las estatuas de los Budas Gigantes de Bamiyán (Afganistán) por parte de los talibanes. Un hecho que le llevó a levantar este espectacular jardín en la Quinta dos Loridos como una especie de acto de justicia contra aquel atentado hacia la cultura y el arte mundial.

¿Qué visitar en el Buddha Eden?

Dejarse llevar por las múltiples sendas que ofrece este enorme vergel oriental es probablemente el mejor plan. Los visitantes irán descubriendo multitud de rincones con mucho encanto. Pero también es posible visitarlo a bordo de un tren turístico. La entrada general tiene un coste de 5 euros (puedes consultar más información de tarifas y horarios en su página oficial de Facebook).

La escalera de los budas dorados

Escalera de los budas dorado del Bacalhôa Buddha Eden. Bacalhôa Buddha Eden

Es probablemente la zona más emblemática del parque. Una imponente escalera rodeada de enormes budas de todo tipo que no pasan para nada desapercibidos. Una gran escalinata en la que los visitantes no se cansarán de posar para conseguir la mejor fotografía con los dos budas gigantes que coronan esta zona del parque.

Los soldados de terracota

Soldados de terracota. J.Domínguez

Los visitantes también podrán ver de cerca una recreación de los famosos guerreros de Xian. Se pueden encontrar en dos zonas diferentes del parque: junto al lago japonés y también en el bosque de los pequeños Budas. Aunque inicialmente eran de color terracota, a imagen y semejanza de los originales, actualmente están todos pintados de azul.

El bosque de los pequeños Budas

El bosque de los pequeños Buda. L. Anta

Otra de los zonas por las que merece la pena perderse es por el bosque de los pequeños Buda. Un camino a través del que los visitantes se irán encontrando multitud de figuras, todas ellas diferentes.

Una de las muchas esculturas que se pueden encontrar en el parque. Alberto Blanco

El lago japonés

Es el gran rincón de Japón que te encontrarás casi nada más entrar en el parque. Rodeado de arces y robles, destacan también las figuras de dragones y, en el centro del lago, una precioso mirador desde donde además de las vistas, los visitantes pueden contemplar la multitud de carpas koi que viven en él.

Vista del lago japonés. J. Domínguez

Mapa completo del Bacalhôa Buddha Eden

Para no perderse ni un rincón del parque, los visitantes tienen a disposición un mapa con los atractivos de todo el recinto. Puede consultarlo y descargo bajo estas líneas o en la página oficial del parque.

El jardín, la tienda y el restaurante que hay en el recinto abren todos los días del año excepto el 1 de enero y el 25 de diciembre. No es preciso reservar.

El horario en los meses de enero, febrero, marzo, octubre, noviembre y diciembre es de 9.00 a 18.00 horas.

En abril, mayo, junio, julio agosto y septiembre sus puertas abren de 9.00 a 19.00 horas.

Compartir el artículo

stats