Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Influenciar, tarea de blogueras

La diseñadora viguesa Patricia Ferreira asegura que los 'blogs' y las redes sociales "acercan la moda"

De profesión, ¿influenciar? Muchas chicas (y chicos) tratan de hacerse un hueco en el mundo de la moda a través de sus blogs, instagrams y demás plataformas virtuales, pero ¿aún es posible? Los que ya lo han logrado, véase la viguesa Alexandra Pereira con su marca personal Lovely PepaLovely Pepa o la catalana Aida Domenech, alias Dulceida, se han jugado todo a una carta y dedican todas las horas del día a esto: a ser su propia empresa. El blog, la moda, las colaboraciones, los eventos varios y las fiestas son su trabajo. Pero, ¿qué venden? Básicamente, su opinión. "Antes las marcas intentaban venderte a un modelo y lo bien que le queda la ropa. Creo que con las blogueras lo que se rompió es la barrera de decir: si esta chica lo lleva por la calle, yo también puedo. Acercaron la moda a la gente", asegura Patricia Ferreira, quien además de su bitácora personal ha fundado su propia marca de ropa, Mekkdes.

"Hay mucha gente que se fija en cómo combinamos la ropa, porque no solo es comparte algo, tienes que saber cómo darle tu toque personal. Había un vacío muy grande en cuanto a este tipo de asesoramiento y el 'boom' de internet ayudó bastante a que se hiciera popular el tema de los blogs", añade la diseñadora.

En el ámbito de la moda coinciden en que aquellos que se consideran hoy en día influencers tuvieron la suerte de estar en el sitio adecuado en el momento justo, cuando las marcas empezaron a darse cuenta del filón que tenía para ellas posicionar sus productos en gente joven con vidas más parecidas a las personas que compran sus productos que las estrellas de Hollywood. "Es como Gala González, que supo estar ahí y explotar el Fotolog, por eso ha llegado a donde está. Quien se haga ahora un blog nunca va a llegar a ser como Lovely Pepa, está demostrado, por mucho que lo sigan intentando", explica Ferreira.

La popularización del término influencer viene del influencer marketing, una fórmula que identifica a los individuos que producen ciertos efectos sobre potenciales compradores y orienta campañas de marketing entorno a estas figuras con las que la gente se identifica. "Creo que para considerarte influencer debes tener un poco de estilo, aunque hay de todo. Tienes que saber moverte muy bien, conocer gente es esencial. Pero no creo que haya un requisito imprescindible para ser una influencer, las que de verdad lo son respetan su estilo propio y son muy diferentes", razona.

Una promesa a su ahijada y la vocación por diseñar prendas de ropa siguiendo sus propias reglas llevaron a Patricia Ferreira (Vigo, 1990) a dejar la carrera de Administración y Dirección de Empresas en Vigo para mudarse a Barcelona y centrarse en el Diseño de Moda. Su "alma emprendedora" hizo que siguiera con empresariales a distancia y su empeño le consiguió el premio Best Fashion Award para la tesis de final de carrera, desarrollada con el diseñador gallego José Castro como director creativo. Su etapa en Cataluña le sirvió para abrir y cerrar los desfiles de la pasarela 080 Barcelona Fashion en julio del año 2013 como invitada.

De aquí surgió la marca Mekkdes, con sede en Vigo, que vende por internet a toda Europa, países de Latinoamérica e incluso ha fidelizado clientas en China. También colabora con tiendas físicas, pero Ferreira siempre busca locales que "encajen" con su filosofía. "El concepto que queremos vender son ediciones limitadas y exclusividad, aparte de la calidad. Lo que buscamos es que la gente cuando reciba la ropa se sorprenda porque mejora en la mano respecto a las fotos de la web. Los acabados son siempre a mano y el sello de distinción de la marca", apunta.

Ferreira fija una línea que separa a las blogueras que marcan tendencia y las que no: profesionalizarse. "Así diferencias si una bloguera se dedica a esto y cuándo no. Llega un punto en el que si no te lo tomas en serio, si quieres dedicarte realmente a esto tienes que poner en ello todo tu tiempo. A mí me pasó con la moda, empecé mientras estudiaba en Barcelona y conseguía sacar colecciones poco a poco pero llegó un punto, cuando terminé de estudiar, y me sumergí en Mekkdes al 100% no se profesionalizó el proyecto", cuenta la viguesa.

En su caso, littleprp.es funciona como un escaparate para su verdadera profesión, la de diseñadora: "El blog nació para mí como una vía para enseñar mis diseños y mostrarle a la gente mi forma de entender la moda. No intento vender algo, solo explico por qué he diseñado una prenda y cómo me la pondría".

Compartir el artículo

stats