Nuevo capítulo en el culebrón que rodea la vida de Tamara Falcó y su pareja, Íñigo Onieva. Aunque hoy parece que estamos más cerca del desenlace de esta tragicomedia. En tan solo tres días, la pareja del momento ha pasado de estar comprometida a estar separada, y todo por lo que Onieva ha reconocido hoy como su "falta de honestidad".

Después de negar por activa y por pasiva su supuesta infidelidad, asegurando que todo era una "treta" organizada por los que intentan impedir el feliz enlace, hoy el empresario ha dado un paso adelante y ha entonado el "mea culpa", reconociendo que efectivamente, le fue infiel a la aristócrata hace apenas veinte días, cuando viajó a EE.UU para asistir a un conocido festival y fue visto- y grabado- besándose con otra.

A última hora del sábado, Tamara Falcó borraba la publicación en la que anunciaba su compromiso, dando a entender que daba credibilidad a los rumores y que rompía su noviazgo con Íñigo. Este mediodía, Onieva publicaba un comunicado a través de su Instagram en el que reconocía los hechos y pedía perdón públicamente.

El comunicado que ha publicado Íñigo en sus redes sociales reconociendo los hechos FDV

"En los vídeos difundidos aparezco en una actitud inaceptable, de la cual estoy absolutamente arrepentido y destrozado", comienza el empresario, y añade: "Pido disculpas por no haber sido honesto y pido perdón a Tamara y a su familia".

Íñigo, que dice estar "completamente enamorado de Tamara", se muestra arrepentido y asegura que es "la mujer de su vida". No sabemos cómo se lo habrá tomado Tamara Falcó, pero lo cierto es que en las últimas horas varios medios del corazón han asegurado que la joven ha abandonado la casa que compartía con Onieva y se ha trasladado a casa de su madre.