Mejor tarde que nunca... ¡Estamos en YouTube!”, escribieron el jueves en su cuenta de Instagram el príncipe Guillermo y su mujer, Catalina, para comunicar que han abierto su propia cuenta en el famoso canal. El vídeo de presentación, que dura 25 segundos, muestra además escenas tipo bloopers de los duques de Cambridge, en donde pierden esa imagen estereotipada como futuros herederos al trono para mostrarse de lo más simpático y natural. El nuevo canal, que en menos de 24 horas ya ha superado los 230.000 suscriptores, cuenta con dos vídeos y material diverso en sus listas de reproducción, donde se pueden ver varios discursos. En la cinta se aprecia cómo Guillermo le explica a su mujer: “Por cierto, tienes que llevar cuidado con lo que dices ahora porque esta gente lo está grabando todo”. “¡Lo sé!”, responde la duquesa, algo nerviosa. Según los medios londinenses, el principal objetivo de esta incursión en YouTube es modernizar a la familia real británica y acercarla a los ciudadanos, ya que ninguno de sus miembros está presente en el canal.