Si no sabes cómo limpiar las botellas de acero, no te preocupes: las soluciones son sencillas. Estos son los consejos que puedes seguir para que tu botella de agua vuelva a parecer como nueva.

Las botellas de agua de acero inoxidable son cada vez más populares. Muchas personas las han preferido a las habituales botellas de plástico. Esto es obviamente un aspecto positivo, ya que la primera consecuencia es una importante reducción de los residuos. Otro factor positivo es el aspecto económico: con las botellas de acero no hay que comprar siempre nuevas botellas de plástico.

Con el aumento de la compra de estas botellas de acero, su venta también ha aumentado exponencialmente. Se pueden encontrar en muchas tiendas en cualquier color o patrón. Así, los niños también estarán contentos de tener su propio accesorio, eficaz y atractivo.

¿Cómo se limpian las botellas de acero?

Hay una duda que tienen muchas personas que utilizan estas botellas: ¿cómo deben limpiarse para que no huelan a humedad? Sí, porque no se sustituyen constantemente como las botellas de plástico: al contrario, una vez compradas, se utilizan todos los días. Afortunadamente, tenemos más de una respuesta a esta pregunta.

Agua y bicarbonato

El primer remedio tiene que ver con el agua y el bicarbonato de sodio: dos ingredientes muy simples que, sin embargo, cuando se juntan, son el aliado perfecto para las tareas de limpieza. El procedimiento correcto es crear una mezcla combinando los dos ingredientes en cuestión. A continuación, ayudándonos de un cepillo de dientes frotamos la mezcla en el interior. Debe dejarse actuar durante 15 minutos, tras lo cual podemos aclarar con agua tibia y dejar que se seque bien.

Vinagre

También podemos utilizar el vinagre como remedio. No sólo permite una limpieza adecuada, sino que también elimina los malos olores. Una vez más, se trata de un procedimiento que no requiere absolutamente nada de tiempo. Basta con llenar la mitad de la botella con vinagre y la otra mitad con agua. Lo mejor es dejarla toda la noche y aclarar con agua tibia por la mañana. En este caso es necesario quitar el tapón y el resultado será impecable.

Te puede interesar:

Limpieza en el lavavajillas

Por último, si tienes poco tiempo, otra opción es el lavavajillas. Cuando decidas lavar tu botella, puedes colocarla boca abajo y sin el tapón. Sólo queda añadir el detergente habitual y lavar. Quedará como nueva.