El cambio climático está cambiando la percepción social de la crisis planetaria, que ya se considera el fenómeno más importante del siglo: abre espacios para negocios de climatización eficiente con aerotermia, de ropa ecológica, ciudades flotantes, gimnasios autosuficientes, locales antiestrés o de robots autónomos que operan en lo peor del desierto.

Los negacionistas del cambio climático están siendo cada día más acorralados por la evidencia de los hechos. El verano de 2022 ha sido record de calor en muchos lugares del hemisferio Norte. Los glaciales retroceden en todo el mundo. Cientos de especies se extinguen cada día en el planeta, antes incluso de que lleguemos a conocerlas. Ignoramos el papel de las arqueas y las bacterias en este fenómeno. Estamos lejos de haber tomado las medidas adecuadas para frenar de manera eficaz este peligro existencial.

El Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC) nos advierte que el nivel del mar subirá al menos un metro para el año 2100. Seguramente hemos sobrepasado el punto de no retorno y a lo más que podemos aspirar razonablemente es a mitigar la velocidad y profundidad del cambio.

Nueva percepción

Puede percibirse un cierto cambio en las opiniones públicas y los medios de comunicación sobre esta candente cuestión. Un ejemplo: el prestigioso diario “Washington Post” acaba de anunciar que va a triplicar su ya considerable cobertura del cambio climático: ahora dedicará a 30 periodistas en exclusiva para informar a fondo sobre el tema, que considera “es quizás la historia más importante del siglo”. Crea una sección Climat Lab, para aportar datos y gráficos. Otras, como Hidden Planet y Animalia, siguen el tema con aportaciones que usan tecnologías de vanguardia muy visuales.

La otra cara de este fenómeno es que se abren las puertas a un enorme conjunto de oportunidades de negocio y avances relacionados con este amplio cambio de paradigma.

Nuevos negocios

Solo vamos a dar unas pinceladas del enorme abanico que se va a abrir, algunas de ellas ya están en proyecto, ejecución o laboratorio.

Empezamos por la climatización, de frío y calor. En España, según un informe de Idealista, solo el 36% de las viviendas tienen aire acondicionado. Pero con enormes diferencias: el 73% en Sevilla y Córdoba y solo el 1% en Santander.

Pero hay que señalar que la inmensa mayoría de los equipos son muy ineficientes, desde el punto de vista energético. La aerotermia va a ser una industria con mucho futuro, pues aprovecha la energía térmica que ya está en el aire y la trasfiere al interior de las viviendas. Veremos aparecer nuevos equipos para frío y calor mucho más eficientes. Y mejorará enormemente la estética de las ciudades.

-El enorme negocio de la ropa y la moda va a experimentar una revolución. No podemos seguir comprando ropa barata y llenando armarios o tirándola. Habrá tiendas de ropa respetuosa con el medio ambiente. Ya tenemos en Instagram, por ejemplo, @PostClimate.

-Las zonas del mundo tradicionalmente más frías verán revalorizarse el terreno y las viviendas. Por ejemplo, el Norte de EEUU o Escandinavia. Y no digamos Groelandia.

Las ciudades flotantes son una alternativa para el futuro. Oceanix CIty.

-Ciudades flotantes. Los arquitectos diseñarán viviendas flotantes, que pueden ajustarse al nivel del agua.

-Nuevos seguros y asesoría en desastres naturales. Bomberos privados que funcionan como un seguro, con una cuota fija.

-Fondos de inversión basados en la escasez de agua. Derechos de extracción de agua. El agua podría convertirse en algo bastante más caro.

-Diseño y mantenimiento de jardines verticales.

-Agencias de viajes On Line. No tienes que desplazarte. Vas a viajar con las nuevas tecnologías digitales.

-Gimnasios autosuficientes de energía. Las máquinas que usamos para hacer deporte generan energía para las duchas, para cargar nuestros móviles y mucho más+.

-Locales antiestrés. Ya proliferan la oferta de inmersión en agua que neutraliza cualquier estímulo externo. Salas de relajación insonorizadas, etc.

-Por último, mencionaremos los robots autónomos para una gran cantidad de tareas. Ejemplo: Spot, un perro amarillo brillante, diseñado por Boston Dynamics, que trabaja en condiciones insufribles para los seres humanos: una estación de bombeo de Saudí Aramco en lo peor del desierto.

Y un largo etcétera…

Otros artículos de esta serie

Tu trabajo lo hará un robot

Los negocios y oficios del futuro hay que prepararlos en el presente

El progreso exponencial impacta a las universidades

Los nuevos negocios crecen en torno a la soledad

Los nuevos negocios florecen en torno al envejecimiento