Suscríbete

Caso Abierto - Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El forense que lee los huesos

Fernando Serrulla colaboró en las identificaciones del 11-M, diagnosticó la intersexualidad del hombre lobo de Allariz y ayudó a esclarecer varios crímenes

El forense que lee los huesos

El antropólogo forense Fernando Serrulla Rech, afincado en Ourense, busca en los huesos los rastros menos evidentes de un crimen: lesiones, fracturas y cualquier marca que revele las causas de la muerte y el mecanismo utilizado por el autor. El experto que lleva la autopsia de Diana Quer es una eminencia a nivel mundial que atesora una amplia experiencia en análisis de laboratorio de los homicidios. Dirige la Unidad de Antropología Forense del Instituto de Medicina Legal (Imelga), que fue la primera de sus características y tiene su sede en el hospital de Verín. Desde su puesta en marcha en 2006 se han analizado cerca de medio millar de restos humanos. La unidad dispone de una sala de esqueletización cadavérica, una técnica que libera las partes blandas de los huesos y sirve para analizar las circunstancias de la muerte y buscar signos de lesiones e indicios de criminalidad en cuerpos en estado de descomposición o de saponificación -los sumergidos en agua, en los que la grasa corporal se convierte, por hidrólisis, en un compuesto similar al jabón-, como se encontraba el de la joven tras permanecer casi 500 días en el pozo de la nave de Rianxo donde la arrojó José Enrique Abuín.

La especialización de Serrulla, que tardará en concluir su parte de la autopsia de Diana Quer entre esta semana y la próxima tras el análisis preliminar en el Anatómico Forense de Santiago -después los restos serán entregados a sus padres para que puedan darle sepultura en Madrid-, lo ha llevado a participar en varios de los casos más complejos de los últimos años. Le causó un gran impacto su intervención en los análisis de los fallecidos en el atentado yihadista del 11-M. Actuó como especialista en identificaciones dados sus conocimientos.

Cada hueso humano que aparece en Galicia se examina en Verín. El mayor especialista de la comunidad identifica determina las circunstancias de la muerte de los restos de desaparecidos que no fueron víctimas de un crimen y de aquellos que sí fallecieron a manos de otros, como el holandés de Petín, Martin Verfondern, cuyos huesos fueron localizados 4 años y medio después del homicidio. Otro de los casos más complicados sobre los que Serrulla arrojó luz tuvo lugar en la provincia ourensana en 2007. Apareció en un bidón de Xunqueira de Espadanedo el cuerpo carbonizado de una mujer y un conocido, David Ferrón, terminó condenado como autor de un homicidio por asfixia. El forense también se encargó del examen del cuerpo de Socorro Pérez, asesinada en 2015 mientras hacía deporte en las afueras de la ciudad de Ourense, y del informe sobre el intento de asesinato y el posterior crimen consumado de Isabel Fuentes, que murió acuchillada en el CHUO a manos de su marido, Aniceto Rodríguez Caneiro, en mayo de 2015.

Con la Cruz Roja a las Malvinas

Además de su labor como médico forense para resolver crímenes, Fernando Serrulla destaca en la faceta investigadora en el ámbito de la antropología física y la patología con muestras esqueléticas de distintas cronologías. Coordinó desde Ourense un atlas forense único en el mundo, con 250 autopsias, dirigió la investigación de los rostros de los primeros habitantes de la ciudad de A Coruña -a partir de tres cráneos de hace unos 1.600 años- y sorprendió al aproximarse a un diagnóstico sobre la posible intersexualidad de Manuel Blanco Romasanta, el denominado hombre lobo de Allariz, considerado uno de los primeros asesinos en serie de España, que decía matar por instinto convertido en licántropo. Fernando Serrulla elaboró un retrato de Blanco Romasanta y concluyó que probablemente presentaba pseudohermafroditismo femenino, un estado intersexual que se transmite genéticamente pero solo se manifiesta en uno de cada 10.000 o 15.000 nacidos.

El antropólogo forense que busca en la autopsia respuestas al crimen de Diana Quer es uno de los 14 expertos que se ha desplazado en una misión internacional de Cruz Roja a las Islas Malvinas para exhumar e identificar a 123 soldados desconocidos de la guerra entre Reino Unido y Argentina. En los últimos años colaboró, entre otras actuaciones, en el hallazgo de 45 cerebros conservados dentro de los cráneos de asesinados durante la Guerra Civil, cuyos cadáveres fueron enterrados en una fosa común en Burgos.

Compartir el artículo

stats