Las cuatro cosas que debes tener en cuenta cuando sacas dinero del cajero y que quizá no sabías

Te pueden ahorrar algún que otro disgusto

Los cajeros automáticos siguen siendo uno de los métodos más recurridos para hacernos con dinero. Aunque cada vez son menos las personas que utilizan dinero en efecto, este método es de los más empleados.

Es importante que cada vez que acudamos a un cajero prestemos atención a lo que estamos haciendo y que tratemos de garantizar la seguridad en el entorno para evitarnos disgustos. Como es una práctica que tenemos tan interiorizada, a veces no sabemos reaccionar a ciertas cuestiones.

 Para evitar imprevistos, el Banco de España da una serie de consejos ante situaciones comunes con las que se pueden encontrar los usuarios.

  1. El cajero se traga la tarjeta: si esto ocurre, hay que notificarlo al banco, bloquear la tarjeta y no moverse del cajero, por si, al cabo de un rato, solo devuelve el plástico. Se recomienda también revisar los movimientos bancarios para detectar si hay alguno desconocido.
  2. Cobran comisión: en algunos casos, el banco asume el coste de la comisión por sacar dinero en el cajero de otra entidad, y en otros, se lo cobra al usuario, directamente en su cuenta corriente. En cualquier caso, si se va a producir un cobro de comisiones por la operación, se informará en la pantalla antes de terminar de retirar el dinero.
  3.  Si no llevo la tarjeta: con la digitalización de los servicios bancarios muchas entidades ofrecen la posibilidad del servicio ‘efectivo móvil’. Esto consiste en enviar un código al móvil de destino para que la persona pueda con ese código, retirar el dinero en un cajero automático.
  4. Los bancos no pueden obligar a los clientes a sacar dinero por el cajero automático, a no ser que esté establecido por contrato. Existen entidades bancarias que atienden solo por cajeros automáticos, sin personal. Los usuarios siempre deberán estar informados.

¿Cuánto dinero puedo sacar del cajero automático?

 Cuando sacamos dinero en metálico del banco, es importante llevar un control que llega por parte de Hacienda con el objetivo de combatir el fraude fiscal. Para ello, impone un máximo de dinero que nos permite retirar en un día. Cada entidad bancaria fija un límite de dinero que los clientes pueden retirar por día del cajero automático. La cifra varía dependiendo del banco, pero suele establecerse alrededor de los 600 euros aunque, este límite puede ser modificado por el usuario según sus preferencias, pero siempre dentro de la horquilla que permite la ley.

Actualmente, la Agencia Tributaria, permite una retirada máxima de 3.000 euros del cajero automático. Para poder obtener una cantidad superior, habrá que proporcionar el correspondiente justificante que obtendríamos dentro de la oficina bancaria que automáticamente notificará el movimiento al Banco de España y a la Agencia Tributaria.

A pesar de que este sería el límite máximo impuesto por Hacienda, a partir de cantidades de 1.000 euros o superiores, la entidad bancaria correspondiente podría solicitar justificante de la operación, además de la identificación del usuario.