Las cestas de Navidad también tributan a Hacienda: todo lo que debes saber si recibes una

Está considerada una retribución en especies por lo que debe declararse en el IRPF

R. V.

Con la llegada del mes de diciembre las cenas de empresa y la entrega de obsequios en las empresas cobran protagonismo. Son muchos los trabajadores que a finales de año reciben cestas de Navidad con las que se les premia por el trabajo realizado. Un regalo que debe ser tributado.

Las cestas y regalos de Navidad son retribuciones en especie y como tal deben  incluirse en la nómina de los trabajadores. La propia Ley del Impuesto sobre Sociedades establece que no se consideran donativos o liberalidades los gastos que, de acuerdo con los usos y costumbres, se efectúen con el personal de la empresa.

El importe de las cestas y regalos se incluye en la base de cotización. Esto quiere decir que en la cuenta corriente los trabajadores recibirán el abono de la nómina por una cuantía menor a la de cualquier otro mes, después de que se descuente el pago por la entrega de la cesta de Navidad.

Los trabajadores deben asegurarse de que se incluyan en la nóminay, posteriormente, en el certificado de retenciones que entregan las empresas a sus empleados.

Si todos los años se entregan cestas y regalos de Navidad, estaremos ante un gasto deducible en el Impuesto de Sociedades. Pero en caso de que la empresa no haya regalado cestas de Navidad anteriormente, o solo lo haya hecho de forma ocasional, no se puede deducir el gasto.